Apuntes Perdidos

APUNTES PERDIDOS

 

Por Marco Antonio Domínguez Niebla

Día del padre. Recordarás que fue una mañana de mayo. Los últimos días de mayo, para ser preciso. No te vi, pero puedo imaginarte con el cigarrillo entre los labios, a las prisas, tomando el equipaje para salir rumbo al aeropuerto de Tijuana, antes de echar la última mirada al espejo para acomodar tu cabello entrecano. Escuché tu despedida y ni eso fue capaz de levantarme tan de mañana, un sábado de pausa escolar, como a las siete. Mis dos hermanos, recuerdo como si no hubiera pasado el tiempo que ha pasado, se levantaron presurosos a decirte adiós. Yo, te confieso, hice un esfuerzo mínimo, tímido e insuficiente. Y al final, fui el único de los tres que siguió durmiendo. Nunca imaginé la noticia que llegaría más tarde, el primer día de junio del 90, cuando entré a casa después de una de mis últimas jornadas escolares como bachiller, para hallar la escena inolvidable, la frase lapidaria: “Murió tu papá”, dijo mi madre, “tu Lilia”, fuerte y de pie (como siempre), aunque sollozante. Supuse que había sido un accidente o algo extraordinario lo que había acabado con tu vida. Cómo imaginar que tú (ese hombre al que discutirle todos los temas posibles me llevaba a competir con el mejor, ponerme al tú por tú, estar a tu altura, o suponer, como suponen con inocencia los mocosos de dieciocho, que estaba capacitado para desafiar a la autoridad suprema) no volverías. Cuando se trataba de mundiales de futbol, tú ibas con Francia o Alemania y yo elegía a Brasil o Argentina. Si se trataba de actores, tú preferías a Hoffman y yo a Pacino. Si la discusión era sobre la película que rentaríamos, tú decidías musicales y yo detectives contra mafiosos. Si recomendabas leer a Vargas Llosa, yo te pedía que sacaras de tu biblioteca algo de García Márquez. Y así cualquier tema que nos apasionara, por superficial o trascendente que fuera: Tú decías y yo contradecía. ¿Qué demonios iba yo a imaginar entonces que tú, ese tipo sabio y paciente, dominado por un amor que se te salía por la mirada cada vez que escuchabas mis arrebatos (intentos de argumento a cada discusión), no volverías y serías tema de noticieros y diarios: “Ángel Domínguez, secretario general del sindicato de radio y televisión de Ensenada, falleció en la ciudad de Villahermosa, Tabasco, víctima de un infarto fulminante a los 49 años edad (así lo decían, “infarto fulminante”, con un énfasis incluso dramático a través de las mismas señales de radio que dieron salida a tu voz potente, educada)”. Así te fuiste. Sin despedida ni discusión. Sin que pudiera decirte que extraño gritar a coro los goles de nuestro equipo o planear tus horarios y los míos y los de mis hermanos y mi madre para sentarnos a ver una película. Y contarte que jamás olvido el montón de veces que irrumpía en tu recámara para contarte cualquier estupidez adolescente dimensionada a tema de interés general gracias a la atención que me dispensabas, mientras colocabas tu dedo en el párrafo del libro cuya lectura recién había sido interrumpida. Y es que en días como hoy el recuerdo es tan fuerte, tan resistente a la prueba del tiempo, que imagino una nueva oportunidad como la de aquella mañana de mayo y entonces escucho tu despedida y corro a alcanzarte y te abrazo antes del viaje final y te cuento que desde entonces poco ha cambiado y yo sigo igual, discutiendo de todo y con todos, con la salvedad de que después de 25 años jamás encontré otro sinodal que diera la talla, otro como tú.

Marco Antonio Domínguez.  Trabajó en los grupos radiofónicos Estereo Sol 92.1 y Grupo ACIR, donde condujo y dirigió programas deportivos, entre 1994 y 2003. Produjo y presentó el programa semanal de televisión "Tiempo Extra" en Canal 5 de Cable, parte de Síntesis TV, de 1999 a 2003. Desde noviembre de 2002 hasta abril de 2012 fue reportero de la sección deportiva de Periódico El Vigía. También ha colaborado para medios como ESPN.com, Agencia Fronteriza de Noticias, Puro Beisbol, Periódico Frontera y AGP Noticias.

Marco Antonio Domínguez.
Trabajó en los grupos radiofónicos Estereo Sol 92.1 y Grupo ACIR, donde condujo y dirigió programas deportivos, entre 1994 y 2003.
Produjo y presentó el programa semanal de televisión “Tiempo Extra” en Canal 5 de Cable, parte de Síntesis TV, de 1999 a 2003.
Desde noviembre de 2002 hasta abril de 2012 fue reportero de la sección deportiva de Periódico El Vigía.
También ha colaborado para medios como ESPN.com, Agencia Fronteriza de Noticias, Puro Beisbol, Periódico Frontera y AGP Noticias.

Más leídas

Quis autem vel eum iure reprehenderit qui in ea voluptate velit esse quam nihil molestiae consequatur, vel illum qui dolorem?

Temporibus autem quibusdam et aut officiis debitis aut rerum necessitatibus saepe eveniet.

Copyright © 2017 AGP Media México, powered by Wordpress VIP.Themetf

To Top