Apuntes Perdidos

APUNTES PERDIDOS

 

Por Marco Antonio Domínguez Niebla

Noche de copas. Es un buen chico. Ya me contaban de él hace mucho. Desde chamaco, con su perfil zurdo, apuntaba a llegar lejos. No tanto por lo técnico o lo virtuoso (porque no era de los que se llevaba a varios rivales y luego la ponía en el ángulo). Lo suyo era más de garra. Un tesonero del futbol. Primero fue a Pachuca y luego regresó. Entonces, acá en Ensenada, lo vio la gente de Monterrey. Todavía como atacante, su posición de origen, uno de los tantos orgullos de la delegación de El Sauzal hizo un montón de goles con los Rayaditos (así se llamaba la filial de Monterrey en el ascenso). Desde entonces, ya habíamos establecido contacto. Recuerdo las fotos que me enviaba con Urdiales, jefe de jefes en Rayados, como asistente a la inauguración de escuelas de Rayados en Monterrey. Un firme prospecto para la Primera División. Pero en la Sultana tanto compromiso obliga a la contratación de refuerzos fuereños, sobre todo allá adelante, donde se hacen los goles. Y tuvo que irse. Un año estuvo en su regreso al ascenso con Veracruz, donde lo dirigió Del Olmo, aquel buen mediocampista que bailaba con Biyik en cada anotación del América de Beenhakker. Después de esa temporada, me marcó una noche: ¿Es cierto que va a haber un equipo de Liga de Ascenso en Ensenada? Le respondí que un ex alcalde apoyaba esa iniciativa que llevaría por nombre una cosa tan surrealista como Cimarrones de Hierro de Ensenada. Todo fue una farsa, un mal chiste, como todo lo que olía a futbol por aquellos años en Ensenada. Una bizarra e inconsumable unión entre el Atlante de Toño García y la máxima casa de estudios de Baja California. “Lástima” -me dijo entonces- “me hubiera gustado jugar en Ensenada; extraño a mi familia”. Para su fortuna, en esa misma pausa, Del Olmo, su técnico en Veracruz, fue contratado en Tijuana para tratar de ascender a los Xolos. Y se lo trajo. Ahí, el técnico lo transformó de delantero a defensa. Junto a Gandolfi integró la zaga de los Xolos que ascendieron. Todo iba bien hasta ahí. Cuando se fue Del Olmo era el único Xolo que había jugado todos los minutos del primer torneo del equipo en primera. Pero llegó el Turco y lo borró. Entonces a empezar de nuevo. Monterrey de vuelta, sólo para jugar uno que otro juego de menor importancia bajo la dirección de Vucetich, y de ahí Correcaminos y Mérida en el Ascenso. Más tarde, regresó a Xolos sólo para jugar la Copa, ya con Farías, el venezolano de verbo inagotable y resultados dignos de recordarlo como técnico de torneo y medio. Y entonces, de nuevo en ese hábitat al que parece confinado como uno de esos jugadores garantizados, volvió coronarse campeón de ascenso en los Dorados. Otro equipo en la misma organización. Otro ascenso, también. Otra cuesta arriba, además. Subió Dorados, pero no subió él. Lo mandaron a los Rayos. Un préstamo. Hasta el sábado las cosas volvían marchar sobre ruedas. Goleada 3-0 sobre San Luis. Él como titular indiscutible del sub líder del ascenso, incluso salvando una pelota de gol sobre la línea. Pero en la noche, todo el sacrificio por fincar un camino en el futbol profesional se encuentra a la deriva, a punto de naufragio, en vilo. Y es que Alex Molina, “El Chino”, se fue de copas. Su nombre, más que aquellos días en que era titular inamovible en los primeros Xolos de primera, empieza a ser reconocido en medios nacionales. Es un hecho: tendrá que asumir las consecuencias de lo que pasó fuera de un antro en Aguascalientes, el domingo por la madrugada, cuyo saldo ha entregado a “un joven de 28 años en estado crítico tras la golpiza propinada por dos jugadores de Necaxa”. Y les digo que es una lástima. Porque puedo asegurarles, y espero que me crean, que se trata, como lo dije al inicio de este texto, de un buen chico.

Marco Antonio Domínguez.  Trabajó en los grupos radiofónicos Estereo Sol 92.1 y Grupo ACIR, donde condujo y dirigió programas deportivos, entre 1994 y 2003. Produjo y presentó el programa semanal de televisión "Tiempo Extra" en Canal 5 de Cable, parte de Síntesis TV, de 1999 a 2003. Desde noviembre de 2002 hasta abril de 2012 fue reportero de la sección deportiva de Periódico El Vigía. También ha colaborado para medios como ESPN.com, Agencia Fronteriza de Noticias, Puro Beisbol, Periódico Frontera y AGP Noticias.

Marco Antonio Domínguez.
Trabajó en los grupos radiofónicos Estereo Sol 92.1 y Grupo ACIR, donde condujo y dirigió programas deportivos, entre 1994 y 2003.
Produjo y presentó el programa semanal de televisión “Tiempo Extra” en Canal 5 de Cable, parte de Síntesis TV, de 1999 a 2003.
Desde noviembre de 2002 hasta abril de 2012 fue reportero de la sección deportiva de Periódico El Vigía.
También ha colaborado para medios como ESPN.com, Agencia Fronteriza de Noticias, Puro Beisbol, Periódico Frontera y AGP Noticias.

Más leídas

© Julio 2017, Todos los derechos reservados AGP Media

Copyright © 2017 AGP Media México, powered by Wordpress VIP.Themetf

To Top