Apuntes Perdidos

APUNTES PERDIDOS

 

Por Marco Antonio Domínguez Niebla

Gritos desde la esquina. “Dale, Tibu, no trae nada, a puro bulto le ha ganado…”. El grito provenía de la esquina del chico de San Quintín, el Tibu, mientras iba al frente, impetuoso, con volados a modo de mordidas voraces recién iniciado el combate. Towiz, el chico de casa, asimilaba el castigo (como suelen decir los cronistas de boxeo), pero no parecía tocado ni por las arremetidas de su contrincante ni por las manifestaciones despectivas surgidas fuera del encordado como intentos de aguijonazos al orgullo. Sereno, Towiz se colocaba contra las sogas como calando la fuerza de los embates. “Ya ves, Tibu, te digo que no trae nada, a puro bulto le ha ganado…”, insistía el hombre de la esquina encargado de asistir a uno de los boxeadores programados esa noche de boxeo en el campo de beisbol de Ensenada. Round para el visitante. Habría que precisar un punto clave en lo que estoy por contarles como desarrollo y desenlace de este capítulo sobre el entarimado: apenas era el primero de seis asaltos acordados como límite del combate. ¡Clink!, sonó el segundo llamado al par de gallitos hacia el centro de la escena. Tibu trató de repetir la dosis y se lanzó en pos de la iniciativa como en el primer capítulo, pero entonces Towiz decidió que ya había pasado el proceso de prueba, de medir los alcances de su adversario. Y dejó ir las manos. La zurda, sobre todo. Entonces hizo daño. Tibu retrocedió. Pero como si mediante gritos y expresiones hostiles se decidieran los combates, volvió a escucharse desde el costado: “No pasa nada, Tibu, a puro bulto le ha ganado… es tuyo, Tibu”. Nada más que cuando la campana volvió a sonar, en este caso para un nuevo descanso, la balanza ya estaba del otro lado. El tercer round empezó como empezaron los dos primeros: “Dale, Tibu, no trae nada, a puro bulto le ha ganado…”. Sin embargo, la frase ahora fue acompañada por las expresiones fervorosas del poco público concentrado en la arena de boxeo improvisada, casi encima del montículo de pitcheo, como coro ante los arponazos certeros dirigidos por Towiz: “párala, réferi, ya párala…”, se escuchó desde el graderío. Y el réferi hizo lo que tenía que hacer: Tibu, noqueado sobre las cuerdas, era declarado fuera de combate, pese a un último esfuerzo tan valiente como estéril. Al final, de la misma manera que ha sucedido con aquellos chicos que pelearon durante el último año contra Towiz, Tibu fue derrotado arriba del ring. También abajo. Su misma esquina lo etiquetó esa noche de viernes.

Marco Antonio Domínguez. Trabajó en los grupos radiofónicos Estereo Sol 92.1 y Grupo ACIR, donde condujo y dirigió programas deportivos, entre 1994 y 2003. Produjo y presentó el programa semanal de televisión "Tiempo Extra" en Canal 5 de Cable, parte de Síntesis TV, de 1999 a 2003. Desde noviembre de 2002 hasta abril de 2012 fue reportero de la sección deportiva de Periódico El Vigía. También ha colaborado para medios como ESPN.com, Agencia Fronteriza de Noticias, Puro Beisbol, Periódico Frontera y AGP Noticias.

Marco Antonio Domínguez.
Trabajó en los grupos radiofónicos Estereo Sol 92.1 y Grupo ACIR, donde condujo y dirigió programas deportivos, entre 1994 y 2003.
Produjo y presentó el programa semanal de televisión “Tiempo Extra” en Canal 5 de Cable, parte de Síntesis TV, de 1999 a 2003.
Desde noviembre de 2002 hasta abril de 2012 fue reportero de la sección deportiva de Periódico El Vigía.
También ha colaborado para medios como ESPN.com, Agencia Fronteriza de Noticias, Puro Beisbol, Periódico Frontera y AGP Noticias.

 

Más leídas

© Julio 2017, Todos los derechos reservados AGP Media

Copyright © 2017 AGP Media México, powered by Wordpress VIP.Themetf

To Top