| Columnas | Diario hasta la final

Diario hasta la final

Diario hasta la final

  • DIARIO HASTA LA FINAL (Día 6)

    Por Marco Antonio Domínguez Niebla Memo. No encuentro las palabras, señor portero. Trataré de explicarlo simple, sin desbordarme en elogios (aunque bien los merezca todos). Se le debe a usted lo de hoy. Qué injusticia si se hubiera dado lo de Corona. Y no porque Corona no lo mereciera, sino porque usted, señor portero, lo…

  • DIARIO HASTA LA FINAL (Día 5)

    Por Marco Antonio Domínguez Niebla Guárdate los cuadritos. Llega la gran oportunidad. Su equipo pierde 3-0, pero él parece ignorar ese dato porque tiene ante sí la posibilidad de destacar él, sólo él, nadie más que él entre los vestidos con los colores que en su momento dignificó y glorificó el gran Eusebio. Toma…

  • DIARIO HASTA LA FINAL (Día 4)

    Por Marco Antonio Domínguez Niebla Ni con el genio. Estaba por jugar el gran favorito. El otro gran favorito, corrijo, junto al anfitrión Brasil. La ocasión ameritaba el espacio suficiente para extenderme en torno al último juego de la jornada. Tantos temas por contar con la bi campeona en su presentación: Messi, el fideo,…

  • DIARIO HASTA LA FINAL (Día 3)

    Por Marco Antonio Domínguez Niebla Sin traducción. Jota. A. Eme. E. Ese. Así, tal cual, se dice. Zurdo y talentoso. Los de Banfield en Argentina, los de Porto en Portugal, los de Mónaco en Francia, y por supuesto todos en su país, y ahora en el mundo entero, saben cómo decirlo. Los griegos, que…

  • DIARIO HASTA LA FINAL (Día 2)

    Por Marco Antonio Domínguez Niebla Mano suelta. Resolvió como cuando fue campeón mundial infantil, o como cuando juega de amarillo con el submarino. El pase fue preciso, pero más preciso fue su remate de primera intención con una técnica a la altura de los mejores, sereno, letal. Era el 1-0. Poco más tarde, apareció como…

  • DIARIO HASTA LA FINAL (Día 1)

    Por Marco Antonio Domínguez Niebla Mal peinado. Generalmente no fallo. La primera impresión me basta siempre a la hora del juicio. Y desde que le vi la facha, desconfíe. No se me malentienda. No es cosa de racismo, ni nada por el estilo. Pero el japonés ese, flacucho y mal peinado, me dio mala…