| Columnas | Apuntes Perdidos

Apuntes Perdidos

Apuntes Perdidos

  • Nadie se sale de su papel. Los políticos están en políticos: el gobernador bromea con una gracia que arranca las sonrisas con lija, el diputado federal llega tarde e interrumpe la ceremonia quitándole el lugar en el podio a la deportista de honor que en ese momento da su mensaje y el alcalde repite…

  • Te conocí hace 17 años. Todavía jugábamos futbol los dos. Entonces, llegaste como invitado al equipo de la extinta estación de radio “Estereo Sol 92.1”, y desde ese momento nació una relación amistosa y de respeto.

  • Desde que lo vi por primera vez llamó mi atención. Portaba una prótesis de madera en su brazo izquierdo. Pensé en las dificultades que un chico de 12 años debe pasar para adaptarse a vivir con una pieza que suple una extremidad de su cuerpo.

  • Sábado por la noche, recién había visto la derrota del “Choko” Hernández cuando comenzó mi malestar. Primero las rodillas, luego los brazos, los tobillos, las manos… De repente, estaba cubierto de pequeñas ronchas, producto de algún alimento que consumí y que me ocasionó una intoxicación monumental. Era tal la comezón y la propagación de…

  • Sólo hay lugar para los mejores del mundo. Para llegar ahí, los dos, desde la infancia, han tenido que sacrificar las prácticas comunes de cualquier niño, de cualquier joven. Horas y horas de entrenamiento, de repeticiones, hasta cumplir cada paso del proceso: primero ser los mejores del gimnasio, luego ser los mejores del municipio,…

  • En la radio y en la tele, el conductor arremete contra la autoridad municipal porque cobra una cuota de cooperación a los niños que utilizan las unidades deportivas públicas. A diario, promueve una feroz campaña a favor de que la niñez pueda acudir a hacer deporte de manera gratuita.

  • “Es una gran mujer”, dice convencido el presidente municipal electo, “por eso la designé directora del deporte”. Martha Soto, desde chiquilla, ha andado en los campos haciendo deporte, agrega Enrique Pelayo. A su papá, considera, Ensenada le debe mucho; Baja California también.