Columnas

DIARIO HASTA LA FINAL (Día 11)

Por Marco Antonio Domínguez Niebla

El egoísta célebre. Desde el primer lujito, a segundos del inicio, comprobé que con él la cosa no cambia. Filigrana, lucimiento, todos los flashes y los aplausos hacia él. Y apenas un minuto después el gol de Nanni festejado por casi todos sus compañeros, menos por él. Luego lo de siempre. Casi empujones para que nadie ose acercarse a hacerle sombra en esos tiros libres con exclusividad para él, sólo para que los cobre él, aunque lo haga como casi siempre: arriba, tan lejos del arco, igualito que cuando viste de blanco. Pero los dos goles norteamericanos de la remontada, me dieron la razón a cinco del final. No pesa. O pesa sólo para lucir él. Gol de él; él sin camiseta mostrando los cuadritos abdominales; la pantalla mostrando su imagen mientras él se mira embelesado; él indiferente ante un logro colectivo; él tirado reclamándole al árbitro por algo que jamás sucedió; él, él, siempre él. Y entonces esos cinco malditos minutos de compensación que me llegaron directo al rostro como una bofetada. Y es que eran tres cuando mucho. Pero no, el árbitro argentino validó los cinco y cinco fueron. Entonces fue que llegó el pase de él y el cabezazo de ese rematador letal con nombre de personaje de telenovela mexicana o sudamericana, Silvestre Varela, para el empate que permite seguir con vida a la decepcionante selección portuguesa de 2014. Y entonces a aguantar de aquí hasta que se consume la eliminación en la primera ronda: Portugal vive gracias a él, al pase de él, el virtuoso, el 7, Cristiano, el del nuevo peinado, el de la ceja perfectamente delineada, el del bronceado, el egoísta más célebre del futbol mundial.

Goles desde el banquillo. Corre feliz en cuanto cae el gol casi de última sobre esos rusos decepcionantes con el toque a la italiana, a lo Capello, como lo hizo cuando le metió los dos a México en Francia 98 y como cuando le anotó uno de sus tres goles en el mundial asiático a los mismos rusos cuatro años después. Sólo que ahora ya no es más jugador sino técnico de los Diablos Rojos, los belgas, uno más de los clasificados en la copa con sus dos victorias, raquíticas ambas, pero suficientes, a final de cuentas. Y como lo hacía cuando jugador, certero y goleador dentro del área, es igualmente efectivo desde la zona técnica a la hora de ejecutar los cambios. Y cuando perdía con los argelinos apareció para meter a Fellaini y Martens, los de los goles de la diferencia. Y cuando lo del empate a cero el domingo apareció para meter un chamaco negro, endemoniado, de apellido Origi, quien, a pase del genial Hazard, la guardó en la meta rusa media hora después de sustituir al berrinchudo e inofensivo Lukaku. En su primer mundial como técnico, Wilmots ha seguido marcando en las victorias de Bélgica. Por lo pronto, los tres goles los ha marcado él, desde el banquillo.

Color serio. No todo está perdido con África. Brasil, Croacia y México tienen que agradecer a la suerte el encuentro con la nueva camada de leones mansos de Camerún. Porque de ahí en fuera, qué bien lo de Ghana en sus juegos ante Estados Unidos y Alemania, aunque tenga un solo punto. Qué bien lo de Nigeria sobre los bosnios. Y Argelia, también qué bien Argelia, con la goleada del domingo ante los coreanos y aun antes perdiendo con los belgas.

Somos un sitio web especializado en deportes, llevamos hasta tus dispositivos información oportuna, verídica y de interés general. Como Agencia contamos cobertura fotográfica y escrita de alta calidad. Nuestras plataformas son AGP Deportes, AGP TV, AGP Net Screen, Agencia AGP.

Copyright © 2017 todos los derechos reservados para AGP Media México, powered by Wordpress VIP.Themetf

To Top