Rusia 2018

DIARIO HASTA LA FINAL (Día 32)

FIFA

Por Marco Antonio Domínguez Niebla

Principado sin Cenicienta

Han sido ya 32 días consecutivos asumiendo el compromiso de llevar este diario. Y llegó el último capítulo. Tantas historias por escribir después de los últimos 90 minutos y tan poco espacio para describir las emociones de una final con seis anotaciones de todo tipo: golazos, penal, autogol y hasta una cortesía, ese error piadoso del arquero campeón, para el cuatro dos definitivo, como si hubiera de corresponder de ese modo a la dignidad del rival derrotado, un gran subcampeón. Mirando hacia la banca encontramos la historia de Deschamps, el capitán que levantó la copa en 98 con la Francia de Zinedine y compañía, ahora como entrenador, el estratega de esta Francia, la de los chicos casi todos menores de treinta que siempre resolvió cuando quiso mientras consentía a los rivales más calificados del mundial ruso para atraerlos y luego rematarlos con esas saetas veloces y letales que derrumbaron una vez más el mito de que es mejor el que más tiempo posee la pelota. La de 2018 será recordada también como la final en la que Mbappe, el chico de 19, hizo gol como menor de 20 años para replicar en Rusia lo de Pelé en Suecia y lo que ni Ronaldo el brasileño (sin minutos en Estados Unidos) o Messi (suplente en Alemania) pudieron consumar durante la transición de niño a adulto. O el contraste con Kanté, la luz del mediocampo francés apagado en la final, pero rescatado por el atlético y vertical Pogba, aquella promesa por fin hecha realidad en un juego importante, ¿qué tal la final de un mundial? Y en tiempos de diversidad los muy europeos Lloris, Pavard, Hernández, Griezmann y Giroud (el delantero solidario y sin disparo a gol todo el mundial) compartiendo responsabilidades a la par de los chicos de sangre africana, tan franceses como el resto: Umtiti, Varane, Kanté, Matuidi, Pogba y Mbappe, todos unidos para dejar a España e Inglaterra con su solo título, ya como socios de Argentina y Uruguay en el principado de los que alzaron un par de copas, y sólo detrás de Brasil, Alemania e Italia. También hubo novedades: lo del VAR haciendo justicia con el penal que significó la ventaja momentánea, al final sentenciadora, con ese árbitro tan protagónico como argentino, pero inofensivo a la hora de perjudicar al uno o al otro. Sin embargo, la madre de todas las historias no llegó al alumbramiento y Croacia, la selección inspiradora de esta Copa del Mundo, por el corazón dejado en la cancha y por los antecedentes de lo vivido por cada uno de sus integrantes durante los días de infancia y de guerra civil, dejó pendiente aquello de que una Cenicienta llegará algún día hasta la final para acabar con el hechizo. Ya habrá otra oportunidad para los primerizos dentro de cuatro años en Catar. Corrijo: dentro de cuatro años y medio, en el invierno de 2022. Hasta entonces.

*El autor es colaborador de AGP Deportes.

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

To Top