Columnas

DIARIO HASTA LA FINAL (Día 6)

 

Por Marco Antonio Domínguez Niebla

Memo. No encuentro las palabras, señor portero. Trataré de explicarlo simple, sin desbordarme en elogios (aunque bien los merezca todos). Se le debe a usted lo de hoy. Qué injusticia si se hubiera dado lo de Corona. Y no porque Corona no lo mereciera, sino porque usted, señor portero, lo merecía desde hace cuatro años tanto como lo merecía ahora. Y ese lance, señor portero, al cabezazo de Neymar. Y luego el achique. Qué Herrera, ni que Gio, ni que Gallito, ni que Hermoso. El primer tiempo ha sido de usted, señor portero. Y luego, también el segundo. Otra vez Neymar, otra vez dentro del área, pero ahora de zurda, y otra vez esa muralla azul cielo en la que se convirtió usted, señor portero. Mientras sus compañeros roban la pelota en casa de esa verde amarhela descolorida, y llegan y tiran pero en realidad sin trascendencia ni claridad, usted, señor portero, corona su gran día, el día de su consagración, con la atajada a quemarropa de Thiago casi al final. Así que, sin duda, como lo hizo con las Águilas antes y con el Ajaccio después, hoy usted ha sido el responsable de maquillar el resultado y de que ya haya dos juegos sin gol en el mundial de sus rivales, los brasileiros, a quienes les atajó todo, señor portero.

Hazaña sin gol. Ya sé. Lo haré de aguafiestas como cada cuatro años. Sí, mucha posesión y mucho tú a tú contra el legendario Scratch (reducido a escombro en su mundial pero con mayor claridad para terminar las jugadas), mucha garra y el gran resultado que deja la clasificación a tiro de un empate ante los croatas. Pero un juego así, tan redondo y tan valiente, exigía un gol, una pegada certera, mayor profundidad o cuando menos un goleador de verdad para adornar el baile por lapsos del segundo tiempo. Y, de paso, lograr eso que llaman crecer.

Gritos ahogados. Lo de Memo y la propuesta y la ambición. Todo bien. Todo halagüeño como cada cuatro años en cada primera fase ya sea contra Italia, Francia o, ahora, Brasil. Todo ha resultado bien. Nada más no te vuelvas loco. Y si te vuelves, que sea festejando goles, esos goles que tanto cuestan, piojo.

Cambios y remontada. Qué buenos los cambios de Wilmots y qué buenos Fellaini y Mertens, los que entraron y marcaron. Argelia por un accidente de esos de futbol: un penal justamente marcado, estaba adelante. Luego, ya en el segundo tiempo, Bélgica, a diferencia de Brasil, hizo recuperar el aliento a las casas de apuesta en su presentación.

Millonario sin fortuna. Hace cuatro años fue Robert Green, el portero que arruinó el debut de Inglaterra contra Estados Unidos en Sudáfrica. Hoy fue Igor Akinfeev, el portero ruso que arruinó el debut de Rusia contra Corea en Brasil. Empate hace cuatro años para la Inglaterra de Capello en el debut. Empate hoy para la Rusia de Capello en el debut. El técnico mejor pagado de todos los que participan en el mundial brasileño, no tiene fortuna. No a la hora de elegir arquero, cuando menos.

 

Más leídas

Quis autem vel eum iure reprehenderit qui in ea voluptate velit esse quam nihil molestiae consequatur, vel illum qui dolorem?

Temporibus autem quibusdam et aut officiis debitis aut rerum necessitatibus saepe eveniet.

Copyright © 2017 AGP Media México, powered by Wordpress VIP.Themetf

To Top