BEISBOL

Jesús Solórzano encuentra estabilidad en México, sin dejar de ver a Venezuela

Alejandro Zepeda
th="721" height="110" />

Ensenada, Baja California.- Lo que se ve en las noticias, desde Venezuela, “no es nada”.

“Hay que estar presente para saber lo duro que es vivir allá. Nos quieren encerrar, limitando los vuelos fuera del país. La gente tiene que irse a Colombia para viajar con trayectos de hasta cuatro días, colas inmensas, todos buscando salir”.

El relato de lo que sucede en ese país es hecho por Jesús Solórzano desde Ensenada, Baja California, en México, donde el beisbolista de origen venezolano reside junto a su esposa y su hija en busca de renovar su visa de trabajo, ahora como integrante de los Indios de Tecate.

“Es el equipo que me buscó desde el principio. Nunca había jugado Liga Norte de México y me motivó el interés que mostrado por su gerencia desde un principio, insistiendo, llamándome”, explicó el beisbolista que también hizo pretemporada con los Marineros de Ensenada.

Por lo pronto, “tengo mi estadía por seis meses y está a punto de finalizar, así que pretendo renovarla ahora con Tecate, porque más que dinero lo que quiero es mi visa de trabajo para estar tranquilo aquí”.

Sobre la crisis que atraviesa Venezuela, relató: “Lo que se ve desde acá no es nada. No hay comida, no hay medicamentos, los niños se desnutren y todos están cada vez más flacos. Es demasiado triste ver a la familia de uno en esas condiciones, cenando una taza de avena, literal, una taza…”.

“No hay nada como el país de uno, pero en México hemos sido felices, porque cuando menos podemos comer bien, somos libres, tenemos nuestro trabajo y podemos ahorrar”, afirmó.

Jesús Solórzano jugó seis años en sucursales de los Marlins de Miami, pero al ser dejado libre tuvo que militar en ligas independientes de los Estados Unidos, hasta que su compatriota y ex jugador de Marineros de Ensenada, Miguel Torres, lo invitó a probar suerte en México.

“Miguel me dijo que en este país hay beisbol todo el año y mi esposa y yo decidimos venir. Aquí hemos encontrado mucha gente buena, ella es contadora y tiene trabajo y mi hija está en una guardería”, detalló.

En Ensenada es identificado como jugador del equipo campeón de la liga amateur Industrial Comercial, Mantarrayas de Muelle Viejo, donde ha colaborado con su bateo y su guante junto a elementos de experiencia como el ensenadense Sergio Palafox.

“He encontrado una familia más con este equipo al que espero regresar cada vez que se pueda”, dijo.

Y es que por el momento ha tenido un inicio sobresaliente con los debutantes Indios de la Liga Industrial Comercial con .419 de porcentaje, un cuadrangular y ocho carreras producidas en siete juegos de la temporada 2018.

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

To Top