Columnas

LA COLUMNA DE LOS TOROS

 

Por Armando Esquivel
El “44”
Antes de pensar o siquiera imaginarse ocupando un puesto de Gerente General, Carlos Orozco buscó hacerse una carrera como pelotero.
Sus sueños de niño y joven eran muy parecidos a los de todo beisbolista que da sus primeros pasos en los diamantes: Jugar beisbol profesional y llegar a Grandes Ligas.
Con el paso de los años, Orozco se fue encarrilando muy bien hasta que se aproximaba la temporada 1998 de la Liga Mexicana de Beisbol y peleaba todos los días un lugar con los Tigres, que en ese año jugaban en la Ciudad de México y dirigía Dan Firova.
El Parque del Seguro Social que sustituyó al histórico Parque Delta en el Distrito Federal, era la casa de Orozco en busca de la posición de jardinero que tenían vacante los “felinos” y que disputaba con Luis Mauricio Suárez.
Lo que son las cosas, ahora, 17 años después, Suárez se convirtió hace apenas unas semanas en refuerzo de Toros de Tijuana, equipo en el que Orozco es el gerente general.
Al final una lesión producto de un pelotazo recibido en la muñeca durante un juego de pretemporada contra Saraperos de Saltillo, terminó por marcar la historia de Carlos Orozco, pues su despunte fue frenado y ya nunca fue lo mismo para él.
Firova elegiría a Suárez como su jardinero titular para la temporada 1998 y el nacido en la Ciudad de México no lo defraudó al llevarse los honores como Novato del Año, en lo que fue el inicio de una exitosa carrera que ya se alarga a 17 campañas en la Liga Mexicana de Beisbol.
Por su parte, a Orozco, la lesión lo alejó tres semanas de los diamantes y a su regreso ya Suárez le había tomado ventaja y se había quedado con el puesto de titular, por lo que fue cambiado a Rieleros de Aguascalientes, un equipo en el que militaban jugadores como Ramón Orantes, Roberto Vizcarra, Jesús Arredondo, Pedro Díaz, Héctor Heredia y David Sinohui, todos dirigidos por Enrique “Che” Reyes, quien estaba debutando como timonel en el béisbol de la LMB.
Ahora Sinohui, quien también es nacido en Tijuana, forma parte del equipo de scouts de los Toros.
También por ahí en los andenes de Aguascalientes jugaba Francisco Minjárez, quien ahora se desempeña como gerente general de los Tigres de Quintana Roo. Buen semillero para gerentes generales de LMB fueron esos Rieleros de 1998.
Ahí se quedaría Orozco en tierras hidrocálidas, pero no aguantó mucho, pues la combinación de su deseo de jugar con la poca actividad que tuvo con el equipo del “riel”, hicieron que se regresara a Tijuana y terminara su carrera en la LMB con apenas cinco turnos con el madero.
A pesar de su efímero paso por el circuito veraniego mexicano, el “44” como ahora lo conocen sus amigos en Tijuana, cuenta con varias anécdotas y recuerda con nostalgia todo lo vivido en una infancia y juventud que dedicó a la práctica del Rey de los Deportes.
No pudo pegar de hit pero recuerda una línea entre dos que sacó a los jardines jugando contra el equipo de Mayas de Chetumal, pero el jardinero Mark Whiten se lanzó de cabeza para robarle el imparable ante los lanzamientos de Eduardo Neri.
¿A quién no le lanzó la “Cosita Salvaje”, que luego vimos con los Potros de Tijuana con ese súper cambio lentísimo?
En otro juego, Orozco se presentó a batear con hombre en primera y logró pegar una línea tendida al jardín derecho, un batazo que picó muy cerca de los dominios de Luis Mauricio Suárez de los Tigres capitalinos.
Suárez hizo el engaño de que alcanzaría a tomarla de aire, lo que frenó en su corrido de bases a Edgar Vega, que fue presa fácil de Suárez, quien tomó de “bote-pronto” y tiró a segunda base para fusilar a Vega y convertir en bola ocupada lo que sería el único imparable de Carlos Orozco en su carrera.
Esa línea fue producto de un buen contacto de Orozco sobre un lanzamiento de José Luis “Chicken” García, quien ahora es pelotero de los Toros de Tijuana.
Años después, Edgar Vega jugaría de receptor con los Potros de Tijuana.
Al final, el ahora mandamás de la oficina de los Toros de Tijuana, cumplió su sueño de convertirse en un jugador profesional de béisbol, pero ya con el paso de los años llegan los recuerdos y los “hubiera” reaparecen.
¿Qué hubiera pasado si hubiera aguantado la banca en ese año de debut?
En sus cinco turnos sólo tuvo un ponche ante el tijuanense César Martínez, quien luego fue parte de los Toros de Tijuana del 2004.
Antes de debutar en la Liga Mexicana de Beisbol, Carlos Orozco fue firmado por los Dodgers de Los Ángeles y se fue a jugar a República Dominicana en la academia con la que cuenta el equipo californiano en aquella isla caribeña.
Le tocó estar en los festejos por el décimo aniversario de una institución por la que ya habían pasado peloteros como Raúl Mondesí, Adrián Beltré, Mike Piazza y el mexicano Víctor Álvarez, quien la temporada pasada jugó con los Toros de Tijuana.
A su regreso a Tijuana luego de retirarse de Aguascalientes, Orozco Rodríguez recibió una beca para estudiar y jugar béisbol para el Cetys Universiddad y ahí se enroló en una aventura de casi cinco años que lo llevó a varios Campeonatos Nacionales bajo la batuta de Luis Alonso Mendoza y con compañeros como Marcos “Rookie” Díaz, Eleazar “Chelelo” Figueroa, Rodolfo “Bestia” Gil, Ramón Arce y Virgilio Corrales, entre muchos compañeros más que hicieron de su carrera mucho más placentera.
Mientras estudiaba fueron muchos los ex compañeros beisbolistas y gerentes de equipos de la Liga Mexicana de Beisbol que intentaron convencerlo de que regresara, pero el paso estaba dado y el estudio fue el principal objetivo del “44”.
Eduardo Valenzuela, quien ahora es gerente deportivo de los Toros de Tijuana, fue uno de los directivos que se puso en contacto con Orozco para intentar llevarlo a Saraperos de Saltillo. La respuesta siempre fue la misma para todos.
Ahora, muchos años después, nada tiene que reclamarle al béisbol, al contrario, muchas de las cosas que tiene y las personas que conoce se las debe al rey de los deportes.
Y aquel pelotazo no marcó el final de su carrera, al contrario fue sólo el principio.

Saludos y nos vemos en la parte alta del estadio Gasmart ya en el 2015 SDQ.
Goodbye Horses…!!

aesquivel@torosdetijuana.com
Twitter: Paupa11

Armando Esquivel, Gerente de Medios de Toros de Tijuana. Licenciado en derecho por la UABC. Fue reportero de Sol de Tijuana y ESTO. También desempeñó funciones de reportero y editor de deportes de Frontera Tijuana, Frontera Ensenada, Frontera San Diego y La Crónica de Mexicali.

Armando Esquivel, Gerente de Medios de Toros de Tijuana.
Licenciado en derecho por la UABC.
Fue reportero de Sol de Tijuana y ESTO.
También desempeñó funciones de reportero y editor de deportes de Frontera Tijuana, Frontera Ensenada, Frontera San Diego y La Crónica de Mexicali.

Más leídas

Quis autem vel eum iure reprehenderit qui in ea voluptate velit esse quam nihil molestiae consequatur, vel illum qui dolorem?

Temporibus autem quibusdam et aut officiis debitis aut rerum necessitatibus saepe eveniet.

Copyright © 2017 AGP Media México, powered by Wordpress VIP.Themetf

To Top