Apuntes Perdidos

MARCO DEPORTIVO :: Eva y Alfredo:

           

Ya he finalizado las notas del día. Seis en total, más esta columna. Todas correteadas, todas buscadas en el lugar de los hechos, o por radio o por teléfono. Idas y vueltas. Primero las dos semifinales de vuelta del futbol veterano, las de los mayores, los de 50 años, en Ciudad Deportiva. Los campeones de Pueblo Antiguo festejan su pase a una nueva final –ahora contra Último Esfuerzo–, pero más festejan haberle ganado una vez más al equipo de su acérrimo rival y ahora “cliente” Felipe Borrego, tal como lo hicieron en la final pasada. Ahí enfrente, también en Valle Dorado, final de futbol rápido ganada nuevamente por las pentacampeonas Cimarronas de “Chon” Martínez. Cambio de rumbo: en la calle novena más actividad. El gimnasio municipal es sede de un torneo de Golbol, ese deporte jugado por héroes que portan antifaz y defienden su meta con la habilidad del que ve. A un ladito, en el deportivo Antonio Palacios, los campeones Marineros alzan la capa que andaba muy caída y se meten como uno de los de arriba a los playoffs de la Liga Norte de México descarrilando dos veces a los Rieleros de Empalme en la soleada tarde dominical. Desde Maneadero también llegan buenas noticias: la Liga Rural es semifinalista de un campeonato estatal de beisbol. Los experimentados Agustín Campa y Ramón Valenzuela posan sonrientes como responsables de cotizar el color verde entre los mejores de Baja California eliminando y de paso destronando a la todavía campeona selección de Tijuana Municipal, consentida del mero mero en el beisbol del estado. El radio suena ya tarde, es Mauricio Paredes, presidente de la Liga Industrial Comercial, quien está punto de solicitar ante los Presidentes Unidos que los juegos de playoffs duren seis entradas: “en la séptima nos cayeron encima y nos ganaron los dos”, dice sobre la desafortunada doble cartelera que los suyos perdieron en el campo Ángel Camarena de Tijuana contra la local Liga Amateur. De inmediato redacto lo recabado durante el día y lo envío. Gabriel, el editor lo recibe. Misión cumplida. Nomás queda la columna. Pero a punto de empezarla, recuerdo algo, “pequeño” problema: no me he parado por el periódico ni he checado mi entrada, es decir, no he registrado oficialmente mi día de labores. Dos cafés y un terregoso campo de futbol funcionaron como mi oficina durante la jornada de domingo. Estimados compañeros responsables de distribuir lo generado por nuestra querida empresa, les aseguro que hoy sí hice “periodismo con la gente”, en serio que sí trabajé. Me despido, seguro de que gracias a su buena voluntad este día aparezca en el recibo de nómina de la próxima quincena.
Por su atención, mil gracias.
Atentamente: Marco.

mdominguez@elvigia.net
md_niebla@hotmail.com

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

To Top