Apuntes Perdidos

MARCO DEPORTIVO :: Mentadas desde la tribuna

           

Todavía conserva el aire de pelotero, aun cuando ha pasado tanto tiempo de sus épocas como receptor en ese mismo campo. Por aquellos años, en la década de los ochenta, se fajaba detrás de home con el equipo local, Delfines, campeón de la entonces llamada Liga Norte de Sonora. Hoy, más de veinticinco años después, como manager, corre del dug out hasta el cajón de tercera base para estar en posición de tomar todas las decisiones, al estilo del beisbol amateur. Mientras avanza, desde la grada llegan las mentadas, los reclamos por cualquier acción. Él sigue adelante y ni siquiera voltea ante los reproches que se pierden entre las expresiones del otro tipo de público, el que acude a la fiesta más que al beisbol. Se concentra en el juego y se mantiene fiel a su estilo agresivo de dirigir, tan festejado en las victorias y tan criticado en las derrotas. Está acostumbrado a la presión que trae consigo el oficio y entiende que el aficionado no perdona el out en home que significaba la carrera del empate o la victoria, ni el ingreso del pitcher que fracasó en el intento de dominar al bateador más peligroso del equipo rival. Es parte del juego: en las victorias nadie se acuerda del hombre que toma las decisiones, en ese caso el héroe es el pitcher que se creció en el montículo o el bateador que pegó el hit oportuno. En la derrota, no hay más: el culpable es él, sólo él, el manager, por las decisiones tomadas. Son los gajes del oficio, los riesgos de una profesión cuestionada por cualquiera que, con pagar un boleto en la taquilla, puede dar rienda suelta a su sabiduría beisbolera, sobre todo si ésta es estimulada mientras se combate la sed. Cada manager de butaca cumple con su función: alimenta la polémica, la discusión, le pone sabor al juego y contribuye al espectáculo. Ellos también forman parte de un deporte en el que cada movimiento enviado desde la caseta puede cambiar el resultado de un juego, ya sea a favor o en contra. Eso, el juicio contundente del fanático, se da en todos lados donde se juega beisbol profesional o amateur. Incluso en Ensenada, donde, por cierto, el manager cuestionado tiene alguna experiencia, algo sabe del negocio: dirigirá su cuarta final consecutiva en la Liga de Beisbol Norte de México. Suerte a los Marineros de Heras en la serie de campeonato.

Vacaciones

Nos reencontraremos durante la tercera semana de agosto.

Hasta entonces.

mdominguez@elvigia.net

md_niebla@hotmail.com

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

To Top