| Columnas | Deportes | Palabra de Medico | PALABRA DE MÉDICO

ColumnasDeportesPalabra de Medico

PALABRA DE MÉDICO

Por Dr. José Ramón Fernández Martínez El vestidor  Bajé seis escalones ?para quedar a la puerta del vestidor de Pumas, en frente de mí, Sergio Bernal y Braulio Luna,  a un lado de ellos Bernd Schuster,  los cuales platicaban entre sí. Fue la primera vez que hice consiente el valor, la importancia y los secretos que encierra un […]

Por Dr. José Ramón Fernández Martínez

El vestidor 

Bajé seis escalones ?para quedar a la puerta del vestidor de Pumas, en frente de mí, Sergio Bernal y Braulio Luna,  a un lado de ellos Bernd Schuster,  los cuales platicaban entre sí. Fue la primera vez que hice consiente el valor, la importancia y los secretos que encierra un vestidor.? El vestidor de los deportistas es un lugar donde se toman decisiones ?sumamente importantes, las cuáles pueden tener efectos sobre toda una nación. Ahí se exponen y ?establecen las estrategias para salir a triunfar. Lugar donde se reprende en lo individual y en lo colectivo, donde se  llora y luego se sale a competir;  donde sale el primer grito de guerra desde el alma.? Donde se toman acuerdos, donde se tratan asuntos que deben  quedar sellados en un pacto de caballeros.? Donde se establece que se dice a la prensa y que no, donde inteligentemente se determina como ?impactar al contrario y a la afición.

Muchas…muchas cosas suceden ahí, ?y algunas quedan intactas ?para siempre.

Tengo la fortuna de haber estado en muchos vestidores, y de diferentes deportes.

En una ocasión nos fue mal en la competencia;  sin perder tiempo, se citó reunión inmediata en el vestidor.  Media hora después de lo habitual, seguíamos analizando el paso a seguir.?Un compañero se levantaba, le propinaba una patada a la puerta y volvía a su asiento,  en un momento se puso de pie…. habló por diez minutos ?y dijo:

¡De acuerdo!  tú dices esto…. tú esto…. yo digo lo demás.

¡Vámonos!

“Lo que pasa en el vestidor, ?se queda en el vestidor”

Por una semana la prensa polemizaba lo sucedido y daba posibles causas del mal resultado;  lo cierto es que nunca estuvo cerca de opinar la realidad.

En el vestidor, ?antes de una pelea se puede esconder la lesión de los puños del boxeador, la lesión del tobillo de un jugador de baloncesto u otras cosas que no se quiere que conozca el adversario.? El vestidor llega a convertirse en un lugar de fiesta y muchas veces en un lugar místico.

Ahí  también, ?deportivamente  se pueden albergar millones de dólares, podemos imaginar el vestidor  del Real Madrid, con las piernas de Cristiano Ronaldo, las de Zidane, ?junto con las de Hugo Sánchez y Emilio Butragueño en una visita para animar al equipo;  o el vestidor del Barcelona, el de  Lakers de los Ángeles, o aún más, del equipo de futbol americano, Dallas Cowboys con todas su figuras, simplemente, son vestidores que deportivamente cuestan mucho.

En el vestidor se aprende a controlar el coraje, a incrementar la sed de triunfo,  a ser consejero y a llorar.

Frecuentemente recuerdo y vivo los pactos de caballero, que casi nunca se acuerdan, porque nacen solos, de la unión y la prudencia.

 

Tags:

recommended

leave a reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Name*

Email*

Website