BOXEO Y MMA

Quedó en casa “La batalla de la Baja”

Alejandro Zepeda
 

Ensenada, Baja California.- Édgar Escárrega defendió con éxito su campeonato. Y tanto su hermano Gammaliel como su maestro Kevin Amador consumaron las venganzas que buscaban.

Los tres protagonizaron la función de artes marciales mixtas EXF 9 el sábado en Plaza Pueblo Antiguo contra rivales originarios de La Paz, Baja California Sur.

Así se llevaron la disputa peninsular “Battle of Baja”.

Édgar, campeón de la empresa Ensenada Xtreme Fighting en las 155 libras,  se impuso a Rommel Murillo, un especialista en lucha, durante el tercer round de la pelea estelar.

Édgar Escárrega

“La estrategia fue seguida como la trabajamos con el apoyo de los compañeros del gimnasio. Venía preparado para todo. Ya había dicho que estaba listo para lo que se presentara y así lo hicimos”, comentó.

Meses atrás, Édgar Escárrega ganó el cinturón de la empresa local ante Dietter Navarro, peleador de origen cubano, también como protagonista de la pelea estelar en aquella ocasión.

“Le agradezco a Arafath (Torres) por la oportunidad de encabezar este evento que me permite crecer como peleador”, refirió.

Por su parte, Gammaliel, “El León Espartano”, noqueó de manera espectacular a Yasset Muñoz, quien lo había derrotado en agosto de 2016.

Con apenas 42 segundos de combate, el ahora campeón de las 170 libras destacó un par de factores motivacionales que lo impulsaron a la victoria. El primero de ellos, los fallecimientos de sus compañeros de gimnasio Brian “Tibu” Pérez y Nico Montana.

“Me sentía invencible con mis dos ángeles que me dieron la fuerza para ganar esta pelea tan importante. Lo estaba midiendo y vi que entró mucho al terreno de mi high-kick y así lo conecté esa patada. Espero que Ram salga bien de este nocaut”, apuntó.

También lo inspiró el ánimo de revancha contra el peleador que lo superó el año pasado.

“Vi unas fotos de él festejando cuando me ganó el campeonato y eso me clavó más la espinita de querer recuperar ese cinturón que sentía como si fuera mío y de Victory Fight Club desde antes de la pelea”, explicó.

Gammaliel Escárrega

Para completar la cartelera profesional presentada en Plaza Pueblo Antiguo, la noche del sábado, Kevin Amador también pudo cobrar venganza.

Sin embargo no quedó satisfecho al acabar con Erik González, el peleador que lo derrotó en febrero de 2015, pues “quería darle un mejor espectáculo a la gente”,

“No solté lo que debía soltar y no sé si por inseguridad, ya que cometí los mismos errores de la primera pelea contra él y tampoco podía conectarle los golpes de poder que buscaba”, dijo.

Y aun cuando fue crítico con su desempeño, Kevin halló la manera de someter a su adversario.

“Al final busqué darle golpes más certeros, a la pierna por ejemplo, para irlo doblando. Por fortuna funcionó porque empezaron a entrar los ganchitos y él solo se entregó para la sumisión”, relató.

Pese a su victoria, el titular de Victory Fight Club no se quedó con el cinturón de las 135 libras debido a un problema en la báscula.

“Todo iba perfecto, pero se nos complicó una libra al final. También peleé con una infección de garganta, oídos tapados, y creo que eso afectó en mi rendimiento”, precisó.

En la pelea profesional restante, Alan Cantú, de Punisher, derrotó a Ponchito Vargas.

Kevin Amador

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más leídas

© Julio 2017, Todos los derechos reservados AGP Media

Copyright © 2017 AGP Media México, powered by Wordpress VIP.Themetf

To Top