Columnas

RÉPLICA

 

Por Fernando Ribeiro Cham

Entendiendo la Mayweather vs Mcgregor

Lo comenté en redes sociales horas antes del combate, el porcentaje en el que alguna capacidad física incide en una pelea de artes marciales mixtas es muy distinto al de una de boxeo.

En las 24 peleas de artes marciales mixtas que ha sostenido el irlandés, solo en una ocasión llegó a los 25 minutos de pelea. Solo una vez. Los combates de Mcgregor duraban un promedio de un round y medio o lo que es lo mismo, 7 minutos y medio. Por el contrario Mayweather venía de una racha de siete peleas que se habían decidido por los jueces.

Seguramente en eso pensaron en el campamento del originario de Michigan. Además de inexperto en el boxeo, con la carencia del traslado natural que hacen los boxeadores en el ring, el equipo debió haberse enfocado en la incapacidad de Mcgregor de sostener una guardia de 8 onzas (los guantes utilizados en la UFC pesan 4 onzas) durante 36 minutos. Jamás Mcgregor había pasado de los 25 minutos y desarrollar la capacidad aeróbica que llevara más allá el umbral y evitara la acumulación del ácido láctico, era el gran reto.

Voy a tratar de explicarle amigo lector el funcionamiento de la capacidad aeróbica. Al realizar una actividad física, los músculos requieren de sangre oxigenada, la razón es que el oxígeno juega un papel trascendental en la generación de energía en forma de una molécula que se llama Adenosín Trifosfato (ATP). Entonces viene un juego de demanda y oferta, los músculos demandando oxígeno que sirva en el proceso de la glucólisis y nosotros por vía nasal u oral, ofertando lo posible. Cuando la demanda es cubierta satisfactoriamente, entonces podemos entender que la actividad es preponderantemente aeróbica, pero en caso contrario, nuestro organismo opta por un nuevo mecanismo para la generación de energía, mismo que trae un impedimento para el atleta, el residuo del ácido láctico, un componente que se “cristaliza” en las fibras musculares, impidiendo su adecuada contracción.

Al momento de planear la preparación física de un deportista, tomamos como referencia el número de semanas que hay desde el inicio hasta la competencia fundamental y con base en ello dividimos la preparación física en general y específica. La teoría generalmente aceptada del entrenamiento, nos dice que la capacidad aeróbica es fundamental en la preparación física inicial, pero que la duración de su desarrollo se basa en el tipo de capacidades que inciden en la competencia, aunque claro está, es el pilar sobre el que se sostiene la asimilación de las cargas posteriores.

Entiendo que Mcgregor, por la duración de los combates en artes marciales mixtas y por ser la potencia la capacidad fundamental para su ejecución, descartaba, no en su totalidad, lo que conocemos como hipertrofia cardiaca producto del ejercicio, condición que aumenta el volumen y diámetro de las cavidades del corazón. Es normal, finalmente un peleador que tiene un promedio de duración en sus combates de un round y medio, se parece más a un corredor de 800 o 1,500 metros que a un corredor de 10 kilómetros o maratón.

Un amigo compartió hace unos meses un artículo que hablaba sobre el hecho de que Usain Bolt nunca había corrido más de 2 kilómetros seguidos. Aunque tengo algunas dudas sobre la veracidad de tal información, lo cierto es que es un tanto entendible, puesto que la competencia de Bolt comprende distancias en las que la capacidad aeróbica es prácticamente innecesaria.

Mcgregor confirmó en entrevistas posteriores a la pelea que su problema de fatiga ha sido reiterativo, incluso dijo que ante Nate Díaz, el cuarto y quinto asalto fueron “muy difíciles de llevar”. El “segundo aire” no llegó para el irlandés a quien vi “tomando” aire por la boca desde el sexto asalto de la pelea pactada a doce. Estaba demasiado fatigado, tenía que optar por subir la guardia o retroceder con los pies, no había oxígeno para más.

Independientemente de la enorme diferencia en la técnica entre uno y otro, lo que pudimos apreciar el sábado fue una clara muestra del perfil fisiológico entre un deporte y otro, entre la potencia y la capacidad aeróbica y sí, el fondista venció al velocista.

Por último, circuló en las redes una imagen en la que se contabilizaban los golpes que Mcgregor conectó en Mayweather. “Más que los que logró Pacquiao” decía la imagen. No nos confundamos, Mcgregor hubiera conectado la mitad de los que dio Pacquiao o menos, si Mayweather se hubiera defendido con la cautela que mostró ante el filipino. Si el llamado “Money” salió con una leve inflamación orbital, fue porque no se enconchó y salió a lanzar “volados”, exponiéndose a que entraran golpes, que salvo uno, jamás lo pusieron en riesgo.

*El autor es Licenciado en Actividad Física y Deporte por la UABC. Fue responsable de deporte asociado en el Instituto del Deporte de Baja California. En la actualidad encabeza la coordinación de eduación física en el Sistema Educativo Estatal. También preside el consejo directivo del Salón de la Fama del Deporte de Ensenada.

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más leídas

© Julio 2017, Todos los derechos reservados AGP Media

Copyright © 2017 AGP Media México, powered by Wordpress VIP.Themetf

To Top