Columnas

RÉPLICA

Archivo

Por Fernando Ribeiro Cham

Este fracaso no es tuyo

Frustrado debe pasar el túnel que lleva a los vestidores. No es ira, porque al compañero no se le puede odiar, pero ese sentimiento de saber que los otros no están y uno sí, es la cima de la frustración, el tener que viajar en el autobús al lado del que tantas falló a pesar de tus esfuerzos.

Pobre Messi. Ayer lo vi con pinceladas que en el último trazo fueron desperdiciadas. Ni Banega, ni Benedetto, ni Rigoni, ni la Bombonera, nadie la metió a pesar de que él hizo lo más difícil.

La agónica Argentina no jugó mal anoche, quizá desordenada en los últimos 15 o 20 minutos, cuando se jugaba más con ímpetu que con precisión, pero los datos son claros, lo de ayer fue un “metegol”, 22 tiros de Argentina por solo 2 de los peruanos y el doble de porcentaje de posesión del balón a favor del dos veces campeón del mundo.

Qué culpa puede tener el 10 argentino, si los remates del que juega en el Sevilla, o el del París Saint Germain o el que jugaba como “local” en el estadio de Boca, fueron detenidos por un arquero desempleado como Gallese. Ayer lo vi y lo tengo claro. Se ocupan de 3 o incluso 4 para detener a Messi. Ayer pudo haber quedado 3 a 0, pero el Perú tenía clara la misión, no dejar penetrar su portería y si hubiese sido por ellos, hasta las mismas montañas de la orografía inca hubieran servido de valla.

De qué sirve tener a uno de los mejores – algunos dicen que el mejor – si tiene que luchar contra una marca múltiple constante y los compañeros no aprovechan esa situación.

De nada sirve tener al mejor músico, si los compañeros desafinan, no siguen la nota.

A Messi le debe preocupar el juego en Quito, pero más le debe preocupar la falta de calidad actual de sus compañeros y digo actual porque la calidad no es una valoración permanente. Un gol en 270 minutos. Un gol, corrijo, un autogol. Por la mente de Messi debe pasar la pregunta de si van a ir a Rusia y después acompañando a esa interrogante debe estar presente el “a qué vamos”.

Argentina debe llegar al mundial, de forma directa o a través del repechaje pero debe llegar. La crisis en los albicelestes es clara, no hay forma de ocultarla. No hay manera de matizar el +1 en la tabla de diferencia de goles.

Estoy seguro de que si los goles de Benedetto, Dybala, Di María o los demás atacantes, no llegan pasado el minuto 40 contra Ecuador, entonces el 10 se va a matar y tendrá que llevarse, sí, él, a 3 a 4 o a los 11 contrarios. El peso de Argentina resta en los hombros de Messi. No tiene ayuda. No sabemos cuánto aguante.

*El autor es Licenciado en Actividad Física y Deporte por la UABC. Fue responsable de deporte asociado en el Instituto del Deporte de Baja California. En la actualidad encabeza la coordinación de eduación física en el Sistema Educativo Estatal. También preside el consejo directivo del Salón de la Fama del Deporte de Ensenada.

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Somos un sitio web especializado en deportes, llevamos hasta tus dispositivos información oportuna, verídica y de interés general. Como Agencia contamos cobertura fotográfica y escrita de alta calidad. Nuestras plataformas son AGP Deportes, AGP TV, AGP Net Screen, Agencia AGP.

Copyright © 2017 todos los derechos reservados para AGP Media México, powered by Wordpress VIP.Themetf

To Top