Columnas

RÉPLICA

Archivo

Por Fernando Ribeiro Cham

Pesadilla en el diamante del infierno

Nunca me llamaron la atención las películas de FREDDY Krueger, ese ser maligno con cara llena de orificios y cicatrices que se aprovechaba de los sueños de los niños y adolescentes para convertirlos en sus peores pesadillas. Grotesco personaje.

Ingreso en el buscador de Google un par de palabras, sanción, beisbol, Baja California. 0.27 segundos es el tiempo que tarda el navegador en encontrar los resultados, por decenas, quizá la centena.

El primer enlace que aparece me lleva a una nota del Periódico El Vigía, fechada el 23 de Agosto del 2012. El autor de la misma, Ángel Domínguez. Leo la nota. “Por asistir a Australia como integrantes de la Selección México Rojo… los hermanos Fernando y Mario Pérez León fueron expulsados del beisbol federado”. Más abajo, “de acuerdo a que se les advirtió por medios públicos (previa notificación), hacen caso omiso y ofendiendo al beisbol federado, se van al mal llamado México Rojo…el consejo técnico resuelve, se les aplica la expulsión del beisbol federado”.

Sé un poquito sobre asociacionismo deportivo, poquito, solo lo que he leído y según yo, igual constátelo usted, el proceso para expulsión es riguroso, debe permitir al presunto infractor presentar las evidencias de su inocencia, ser escuchado y de todo eso el Consejo Directivo, ojo, no el técnico, puesto que éste último solo se circunscribe a lo deportivo y no a los derechos y obligaciones de los asociados, emite una opinión a la asamblea, máximo órgano de autoridad en una asociación civil y es ella la que decide la expulsión o no de un afiliado.

Total que los hermanos Pérez, jugadorazos que he tenido la oportunidad de ver en un diamante, representaron a México, en alguna selección, en algún diamante, en algún juego y por ello se les expulsó. Adultos los dos en aquel 2012, tomaron decisiones y listo. Subrayo, adultos los dos.

Le doy refresh al botón de inicio en noticias de facebook y me aparece una publicación de un amigo mío, ex jugador. Leo entonces una publicación que apareció el fin de semana pasado en Frontera. “Se sacan sanción debajo de la manga”, se lee. Busco otra referencia. No la encuentro en lo local, aunque supongo que sancionar a niños de cincos años, de preiniciación o categoría biberón, como escribió Ángel González, pondría en la mira de la prensa deportiva tal acción. A esa edad el desarrollo cognitivo del infante no da para entender de estatutos, artículos o fracciones y generalmente el único castigo al que se le somete a un niño, es por no quererse comer las verduras o hacer un berrinche, nada que no se resuelva con limitarle la caricatura de Pocoyó o Peppa Pig, qué sé yo.

Regreso a la película de terror. Cómo fueron sorteados o qué pecado cometieron los niños y adolescentes, incluso algunos adultos, para que FREDDY entrara en sus sueños. Entro a la biografía del personaje. “Controlando los sueños de los adolescentes, FREDDY era invulnerable y omnipotente”, así lo describe el autor del artículo escrito en guioteca.com

Según leí, a FREDDY Krueger se le venció, cuando se le demostró que no se le tenía miedo.

*El autor es Licenciado en Actividad Física y Deporte por la UABC. Fue responsable de deporte asociado en el Instituto del Deporte de Baja California. En la actualidad encabeza la coordinación de educación física en el Sistema Educativo Estatal. También preside el consejo directivo del Salón de la Fama del Deporte de Ensenada.

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

To Top