Columnas

RÉPLICA

 

Por Fernando Ribeiro Cham

México y Alemania

México ha sido dos veces campeón del mundo sub 17. Alemania nunca. En los últimos 20 años, México obtuvo un honroso tercer lugar en la categoría sub 20. Alemania ni siquiera se ha situado en los mejores cuatro de ese certamen. Alemania es tetracampeón de la Copa del Mundo. México nunca ha jugado un quinto partido.

El promedio de edad de los mexicanos que juegan en Europa y compitieron en la confederaciones es de 27 años, casi los 28, mientras que el promedio de los campeones actuales es de 23, un ciclo mundial menos.

A qué voy con las cifras actuales, a que los alemanes respetan los principios del entrenamiento deportivo, saben que los resultados inmediatos suelen ser efímeros y la propuesta del modelo alemán va de la mano con la madurez física, técnica y táctica del futbolista y a lo anterior hay que sumarle la mentalidad de vencer en todo momento, bajo cualquier circunstancia.

El proceso en el futbol mexicano es el de la exigencia en edades tempranas, después  una falta de seguimiento a las “promesas” que destacan a nivel mundial y en raros casos una negociación que tarda muchísimo para que el jugador pueda migrar y finalmente no hay futbolistas de 19 o 20 años compitiendo a un alto nivel y preparándose para uno o dos ciclos mundiales siguientes. Todo lo contrario.

Se acuerda de aquel campeón del mundo sub 17 que venció a Brasil en Perú y que nos hizo pensar en una generación dorada, pues hoy la mayoría de sus miembros están lejos, enormemente distante de alcanzar logro alguno con la mayor. El portero Arias juega para el Cimarrones de Sonora, Ever Guzmán defiende la playera de los Correcaminos, Esqueda se fue al descenso con Chiapas, Esparza juega con el Tampico y la lista puede seguir. A los 17 fueron campeones del mundo, hoy no juegan ni en primera división.

Somos el modelo opuesto al alemán. Aquí el éxito inmediato. Allá el que mayor relevancia tiene. Aquí los partidos amistosos que dejan dinero a la federación (más de 80 del 2002 a la fecha y en promedio 5 por año de acuerdo a cifras del Soccer United Marketing). Allá los amistosos priorizan lo deportivo sobre lo económico. Aquí se juega como preparación ante Islandia o Ghana. Allá es contra España o Italia. Aquí han desfilado más de 12 entrenadores en 11 años. Allá es el mismo en el banquillo.

Hace unos días nos asombrábamos de que Osorio jugó con 11 “europeos”. Uruguay que tiene 3.4 millones de habitantes, la mitad que Veracruz, envió tan solo en el 2016 y según el portal uruguayo “Referí” a 108 jugadores al extranjero.

Por supuesto que hay una distancia enorme de diferencia entre Alemania y México. Claro está que los resultados económicos y de indicadores de bienestar social están distantes unos de otros, pero en términos futbolísticos nuestro país está “futbolizado” y después de la Virgen y Juan Diego sigue el “TRI” en términos de devoción.

Esos sub 20, sub 17, deben buscar hacerse camino en Europa, en la liga y división que gusten, pero allá y cuando se tengan 40 o 50 jugadores mexicanos, menores de 25 años compitiendo en ligas europeas, entonces podremos hablar de un modelo que incentiva la generación de cuadros o acaso habrá que buscar en la liga de ascenso a aquellos “niños héroes” que hoy deberían de ser y no son.

*El autor es Licenciado en Actividad Física y Deporte por la UABC. Fue responsable de deporte asociado en el Instituto del Deporte de Baja California. En la actualidad encabeza la coordinación de eduación física en el Sistema Educativo Estatal. También preside el consejo directivo del Salón de la Fama del Deporte de Ensenada.

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más leídas

Quis autem vel eum iure reprehenderit qui in ea voluptate velit esse quam nihil molestiae consequatur, vel illum qui dolorem?

Temporibus autem quibusdam et aut officiis debitis aut rerum necessitatibus saepe eveniet.

Copyright © 2017 AGP Media México, powered by Wordpress VIP.Themetf

To Top