Paliza y adiós al invicto del Leverkusen de Alonso; Atalanta lo golea y es campeón de Europa League









Dublín, Irlanda.- El extremo del Atalanta, Ademola Lookman, fue imparable y el sueño imposible del Bayer Leverkusen de completar una temporada entera invicto con un triplete de títulos resultó ser precisamente eso.

En cambio, Lookman fue el héroe del triplete en la victoria de Atalanta por 3-0 sobre Leverkusen en la final de la Europa League el miércoles.

Fue una paliza que pocos vieron venir para el nuevo campeón alemán, cuya racha europea de invicto fue detenida en 51 partidos por un equipo que había ganado 3-0 en Liverpool en los cuartos de final.

Lookman, el internacional nigeriano nacido en Londres, fue implacable al castigar los grandes errores de los jugadores del Leverkusen y anotar dos veces en los primeros 26 minutos de un partido en el que los favoritos nunca parecieron tranquilos. Culminó su exposición individual con un disparo de flecha a los 75 minutos.

En cualquier temporada normal, o en una típica final europea, Atalanta y su veterano entrenador Gian Piero Gasperini serían una historia futbolística que nos haría sentir bien.

Alerta de spoiler.

El extremo del Atalanta, Ademola Lookman, fue imparable y el sueño imposible del Bayer Leverkusen de completar una temporada entera invicto con un triplete de títulos resultó ser precisamente eso.

En cambio, Lookman fue el héroe del triplete en la victoria de Atalanta por 3-0 sobre Leverkusen en la final de la Europa League el miércoles.

Fue una paliza que pocos vieron venir para el nuevo campeón alemán, cuya racha europea de invicto fue detenida en 51 partidos por un equipo que había ganado 3-0 en Liverpool en los cuartos de final.

Lookman, el internacional nigeriano nacido en Londres, fue implacable al castigar los grandes errores de los jugadores del Leverkusen y anotar dos veces en los primeros 26 minutos de un partido en el que los favoritos nunca parecieron tranquilos. Culminó su exposición individual con un disparo de flecha a los 75 minutos.

En cualquier temporada normal, o en una típica final europea, Atalanta y su veterano entrenador Gian Piero Gasperini serían una historia futbolística que nos haría sentir bien.

¿Qué es lo que no les gusta a los fanáticos neutrales en la era de la Superliga con mucho dinero? Un club bien administrado de una pequeña ciudad de provincias que juega un fútbol atractivo con un presupuesto modesto para un entrenador leal y levanta su primer trofeo de alto nivel en 61 años.

En cambio, le tocó a Atalanta actuar como el malo y detener el intento del Leverkusen de alcanzar la inmortalidad en el fútbol europeo.

El técnico del Leverkusen, Xabi Alonso, ahora debe reunir a sus jugadores para la final de la Copa de Alemania el sábado. Comenzarán como gran favorito para vencer al Kaiserslautern de segunda división en el Estadio Olímpico de Berlín.

A medida que pasaban los minutos en Dublín, Alonso finalmente vio perder a su equipo parado y solo frente al banquillo del equipo. Alternaba entre meter las manos en los bolsillos de sus ajustados vaqueros negros y luego cruzarse de brazos.

A pocos metros de distancia, un alegre Gasperini, de 66 años, con su chaqueta negra con cremallera alta para protegerse del frío de la noche, bailaba con sus jugadores y su personal en anticipación del pitido final.

La gran decisión de Alonso en la selección del miércoles fue preferir a Exequiel Palacios en el centro del campo, en lugar de Robert Andrich, pero el ganador del Mundial de 2022 con Argentina tuvo la culpa del primer gol.

Palacios, que defendía el segundo palo, no se dio cuenta de que Lookman estaba detrás de él cuando un balón cruzado por la portería de Davide Zappacosta se les escapó a todos. Lookman se lanzó por el lado ciego de Palacios para anotar con un disparo elevado.

El marcador era 2-0 a los 26, cuando Leverkusen volvió a ceder el balón en el corazón de su propio campo. El cabezazo sin rumbo de Amine Adli hacia su propia defensa rebotó en Lookman.

El exjugador del Everton evitó la entrada de Granit Xhaka y su disparo con la derecha se metió en el ángulo de la red, superando al portero Mat?j Ková?, que se lanzaba hacia su izquierda.

Era la cuarta vez que Leverkusen iba perdiendo 2-0 en un partido de octavos de final de la Europa League desde marzo, pero su racha invicta nunca había parecido tan en riesgo. La avalancha de goles tardíos y en el tiempo de descuento que duró toda la temporada eludió al Leverkusen esta vez.

Incluso antes de los goles del Atalanta, los aficionados de Bérgamo (superados en número entre 12.000 y 9.000 por los de Leverkusen en un total de 48.000 espectadores) en su mayoría cantaron más que sus homólogos alemanes en una tarde nublada y ventosa en la capital irlandesa.

Los jugadores respondieron con compromiso físico desde los primeros minutos, acosando al Leverkusen con su estilo típicamente elegante y marcaciones estrictas.

Leverkusen regaló repetidamente el balón al Atalanta en su propio campo y creó poco. Cuando llegaron las ocasiones de gol, Álex Grimaldo lanzó débilmente el balón a los brazos del portero Juan Musso, que se había adelantado fuera de su línea, y la volea de Jeremie Frimpong se fue por encima de la portería.

Información: AP.