Apuntes Perdidos

APUNTES PERDIDOS





Marco Antonio Domínguez Niebla

Juez y aparte

Llegamos a votar y me encuentro que una de las categorías premiaría al “periodista del año”. Me dicen que así ha sucedido durante los últimos años. Les contesto que no estoy de acuerdo, que sería mejor eliminar ese apartado. Y enseguida, les explico que no es sano porque quien premia es una instancia de gobierno, en este caso la dedicada a la promoción del deporte, y que entonces ese solo hecho condiciona al eventual galardonado en términos de la naturaleza de su oficio. ¿O sea que el año que entra podría ganarlo el que mejor se exprese desde su medio del trabajo que hacen ustedes como autoridad?, les puse como ejemplo. Luego pasamos a otros temas, los importantes, quién el atleta del año, quién el entrenador y quién el paralímpico. Nos dieron unas carpetas para estudiar y nos dijeron nos vemos en una semana. Cumplido ese plazo regresamos y empezó la votación, casi unánime en las categorías principales por los logros continentales de los hoy ganadores. Pero había que regresar al tema antes cuestionado por este inconforme que alargaba la reunión con sus objeciones: quién para periodista, como si fuera una competencia o una carrera parejera en la cual decidir esa categoría seguramente inexistente en los premios municipales, estatales y nacionales de cualquier lado dentro y fuera de México, a no ser que se trate de trayectorias sumamente destacadas y no al “mejor del año”. Insistí, les expliqué que la inclusión de ese apartado daña tanto la credibilidad del premio como la del gremio al que, para bien o para mal, pertenezco. Me ignoraron y siguieron adelante dando a conocer los nombres de los tres aspirantes, uno de los cuales estaba presente en el jurado y no sólo eso, sino que finalmente, para completar el numerito, resultó ganador de la distinción después de una disputa con el comentarista y trabajador del mismo instituto del deporte municipal, Manuel Segura, y el promotor Jesús Muschacho Peralta. Se trata del doctor Zeferino Zamudio, una buena persona, por cierto, por más discrepancias que entre nosotros existan en la manera de entender el oficio. Salí de ahí con cierto malestar, inconforme, decepcionado, pese a mi certeza en cuanto a que los premios principales estarán en buenas manos, en las del gimnasta ganador del oro en los Panamericanos de Lima, Isaac Núñez, su entrenador Luis Sosa y la atleta con parálisis cerebral Shantal Cobos, también representante de México en Lima. Y, agradecido por la consideración de jurado este año, sólo sentencié mi intervención en la elección a la Gala Excelencia del Deporte de Ensenada,  reiterando mi inconformidad, a modo de despedida, de estaré indispuesto el próximo año.

*El autor es colaborador de AGP Deportes.

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

To Top