Connect with us



Columnas

RÉPLICA

Published

on



Por Fernando Ribeiro Cham

La pelota rodó

El Mundial tiene casi finalizada su lista de invitados. En todas las latitudes se vivieron encuentros decisivos. Entraba uno y el otro salía o en el mejor de los casos, buscaría su lugar a través del repechaje. Cenicienta se presentó en la figura de Islandia, no así como Siria. En Europa hay quienes ya se despidieron, como Holanda y quienes están en riesgo latente de no estar el próximo año en tierras rusas. Italia tendrá que sortear la repesca ante los posibles rivales de Dinamarca, Irlanda del Norte, Irlanda y Grecia. Quien dé desde ahora como invitado a Italia al Mundial podría llevarse una sorpresa.

De los ya clasificados – seamos francos – solo Alemania, España y Bélgica lucen como candidatos al título. Los alemanes son los actuales campeones del mundo y campeones de la confederaciones y tienen una exquisita combinación de jóvenes hambrientos con veteranos conocedores del escenario principal.

España fue líder de su grupo y terminó invicta la clasificación. Carvajal, Isco, Morata, Ramos, Marco Asensio, Jordi Alba, entre otros, forman parte de un equipo muy compacto en todas sus líneas. Eso sí, habrá que ver lo que sucede en caso de una independencia declarada y proclamada de Cataluña y la implicación que esto tendría en la conformación del seleccionado.

Bélgica es el permanente caballo negro, que no alcanza a galopar hasta instancias finales. Fellaini, Hazard y Lukaku, piezas fundamentales que militan en el futbol inglés, tienen la responsabilidad de demostrar que Bélgica es ya un equipo elite y no solo una permanente promesa.

En Sudamérica la tensión se vivió hasta el último momento. Brasil ya clasificado y sin nada que probar, goleó al bicampeón del continente y lo dejó fuera de la máxima fiesta del futbol. De dónde salió este Brasil que hace apenas unos años, en casa, hizo un papelón digno de los peores ridículos en la historia de las copas mundiales.

Argentina con las genialidades de Messi, porque solo eso tuvo, le ganó a un Ecuador parchado y hoy sabemos en algunos casos embriagado, y consiguió su pase a Rusia. Si fuera argentino estaría feliz y preocupado. Feliz por el boleto al Mundial, pero preocupado porque la selección no juega a nada. Ecuador, un equipo lleno de suplentes, tuvo mayor posesión del balón que Argentina y ni Benedetto ni Icardi aparecieron. Perdón, pero las genialidades de Messi llegaron como consecuencia de errores infantiles de la defensa ecuatoriana. En el primer gol hay una pésima cobertura. En el segundo dos despejes increíbles que uno no concibe de un futbolista profesional. En el tercero lo mismo que en el primero, una defensa tibia, estar a un metro del diez argentino, te mata.

La culpa no es de Messi ni de los argentinos, pero esas complacencias defensivas, esos errores básicos como despejar el cabezazo o el querer salir jugando cuando tienes el rival a medio metro, eso no te lo va a regalar España, ni Alemania, ni Brasil.

La sombra de la posible corrupción apareció en la última jornada de la eliminatoria en CONCACAF y en CONMEBOL. Un gol que jamás, ni de cerca existió a favor de Panamá y el posible acuerdo de no agresión entre peruanos y colombianos, fueron parte del “folklor” que dio vida a algunos y agonía a otros. Fue patético ver como jugadores hondureños le pedían a Guardado errar el tiro libre. Fue patético ver como uno tras otro, aficionados ingresaban a la cancha de San Pedro Sula para tratar de consumir el tiempo de juego otorgado de forma adicional por el silbante.

Cada vez falta menos para conocer la lista final de invitados a Rusia 2018, en donde queda claro que habrá participantes y protagonistas.

*El autor es Licenciado en Actividad Física y Deporte por la UABC. Fue responsable de deporte asociado en el Instituto del Deporte de Baja California. En la actualidad encabeza la coordinación de eduación física en el Sistema Educativo Estatal. También preside el consejo directivo del Salón de la Fama del Deporte de Ensenada.



Columnas

RÉPLICA

Published

on



Por Fernando Ribeiro Cham

Esa medalla, esos logros también son de ustedes

“Con 6, México sumaría medalla. Vamos Abuelo, vamos Luis, vamos Alejandra, la esperanza de todo un país, desde Tijuana hasta Tapachula. Sopla el viento, deja que el cronómetro se consuma, se siente la tensión y lo tiene, medalla para México, medalla para México, la primera de los juegos olímpicos Tokio 2020”. Volví a escuchar la narración y la alegría apareció de nuevo.

Eran casi las dos de la mañana cuando celebrábamos el bronce para la dupla de la sonorense y el bajacaliforniano. La medalla que se obtuvo en la capital japonesa, se fue forjando durante muchos años, puesto que un deportista, especialmente aquellos con una especialización tardía, necesita de al menos dos ciclos olímpicos.  Quienes me han leído desde que empecé a escribir hace ya más de cinco años, comprobará que generalmente este espacio es utilizado para la crítica racional y que son escasos, la situación deportiva nacional lo sostiene, los elogios que van más allá del esfuerzo que existe en el tridente, deportista, entrenador, padre de familia. Hoy es uno de esos raros momentos, pues conozco de primera mano el desarrollo deportivo de Baja California en los últimos 15 años. En ese tiempo fui testigo de la creación de un espacio digno y funcional para os deportistas que buscan el alto rendimiento deportivo. Recuerdo las conferencias que se impartían en el único espacio que había en el CAR  de Tijuana. Recuerdo la idea de promover la halterofilia en el valle de Mexicali, el remo en San Felipe o el canotaje en Ensenada. Recuerdo el acompañamiento de las asociaciones. Recuerdo el binomio que se conformó con la entonces escuela de deportes. Recuerdo los eventos internacionales, el estrés de realizarlos, la satisfacción de concluirlos, pero especialmente recuerdo a un equipo entregado a su tarea, proporcionar los medios y las condiciones para el mejoramiento del nivel deportivo.

Por ello la asistencia, las finales y la medalla olímpica también pertenecen al profesor César Osuna y su amplia experiencia, a Benito, Paty, Paco, Bertha, Juanita y todo el equipo administrativo, a Manuel y sus muchachos, incansables para tener en condiciones óptimas los espacios, a Jorge y su creatividad, a David y los compañeros de detección de talentos, a mi estimado Morgan y su compromiso con los detalles, al Teo, Arturo y el equipo que comunicaba cada paso, a Mauricio y su compromiso desde la mañana hasta muy altas horas de la noche, a Carlos y su diplomacia, a mi extrañado “Lobo” y su mano izquierda que abría tantas puertas, a Carmen, Lily, Karina y todo el equipo que asistía sin importar lo laborable de un día. Hay decenas, cientos de personas que contribuyeron durante su estancia en el INDE a que hoy los bajacalifornianos sean competitivos en las justas deportivas y estoy seguro de que de momento se me escapan muchos, todos ellos sabiendo su función, todos ellos cumplieron su encomienda y claro, detrás de todo ese equipo o mejor dicho, al frente, la mente de quien visualizó un deporte distinto al que se tenía, alguien que contrario a lo que suele suceder en gobierno, prefirió la trascendencia sobre lo inmediato, un tipo serio, metódico, analítico, alguien a quien veías descender del avión en la madrugada, para irse directo a la oficina, que cuidaba cada detalle, respetado por federaciones internacionales y nacionales, apoyado por gobernadores, por diputados, estimado por sus deportistas, a quienes conocía de nombre y apellido. Saúl Castro Verdugo fue y sigue siendo un edificador, cimentó un proyecto a largo plazo, pues desde hace años ya hablaba de la expectativa para el 2020. 

Quienes hemos estado de cerca en el proyecto deportivo de Baja California, sabemos que los resultados de hoy no son fortuitos, sino producto del esfuerzo y visión de años y años de trabajo. 

Concluyo diciendo que así como lo que desde el 2002 permitió construir los resultados de hoy, las malas decisiones actuales pueden tener una importante repercusión en 8, 12 o más años.



Continue Reading

Columnas

APUNTES PERDIDOS

Published

on



Por Marco Antonio Domínguez Niebla

Los dueños del metal

El tiro deportivo fue apagándose en Ensenada al parejo de una espiral descendente a través de la cual se consume la presente administración del Instituto del Deporte de Baja California. Del montón de chicos que practicaron la disciplina en el Centro de Alto Rendimiento de Valle Dorado (mejor conocido como el Carcito o el MiniCar), la mayoría desertó frente a la advertencia dictada desde la dirección general de la dependencia estatal: “Mientras no haya medalla, no hay nada de nosotros para ustedes”. Cabe la corrección: “Mientras no haya oro, no hay nada de nosotros para ustedes”. La respuesta fue tan medida como esperada, frente a la sentencia directiva: abandono, desinterés, desgano. Solo hubo dos deportistas cuyas familias decidieron aceptar desafío con cargo a la economía familiar. A la despensa, los estudios, la transportación diaria y todo lo demás, hubo de sumarse lo que trajo consigo la frase “el INDE no nos ha apoyado con nada”: pago de entrenador, postas, traje, rifle y rollos para las máquinas, entre otros suministros para cargar y disparar. Y a la propuesta: “Ustedes ayúdennos con el entrenador”, la respuesta con el sello de la administración aún vigente y por fortuna prácticamente saliente: “Para pagarle al técnico, traigan medalla”. Corrijio de nuevo: “Para pagarle al técnico, traigan oro”. Además, de las cinco máquinas destinadas al CAR Ensenada para la práctica del tiro deportivo, nada más quedaron dos; las otras tres eran etiquetadas por las autoridades del antes ejemplar instituto bajacaliforniano: “Destino Tijuana”. Los obstáculos puestos casi de manera estratégica tuvieron que seguir siendo librados sobre la misma área de práctica. Campo minado convertido en bodega: colchones y artículos en desuso apilados en el lugar donde antes eran puestos a prueba a los seleccionados de frente al blanco, en ruta a los Juegos Nacionales CONADE. Así que la plata conseguida en Guadalajara por Rogelio Reyes Eaton, representante de Baja California nacido en Ensenada, bien podría ser valorado como oro y bien podría tener consecuencias por parte de un instituto que hoy difunde el hecho a manera de celebración en sus redes sociales: “… en la modalidad 10m Rifle de Aire Categoría Juvenil 18-20 años… El nativo del puerto de Ensenada Rogelio Reyes logró el metal tras realizar una gran labor en el Club Cinegético de Tiro Deportivo de Jalisco”. Sin embargo, esa medalla no les pertenece ni la merecen. Dueños ya tiene. La festejan en casa, donde realmente se forjó. 



Continue Reading

Columnas

APUNTES PERDIDOS

Published

on



Por Marco Antonio Domínguez Niebla

El gimnasta YouTuber

Lo busqué cuando la pandemia. Fue de los pocos (si no es que el único) que jamás respondió. La entrevista sería a distancia (Zoom, Streamyard, Instagram Live y todas esas cosas tan de uso común hoy en día). Insistí, jodón, como debe ser todo reportero. Pero ni así.

Las dos palomitas aterrizadas hasta su destino sin pintarse de azul. Tres whats y no tan solo no hubo respuesta: ni el visto. Y no se trata de un lloriqueo por la negativa. Es el riesgo para quien solicita, en dependencia de quien concede. De modo lamentable (para mí, obviamente), no es cosa nueva. Viene desde los tiempos en que Pavel, formador y descubridor del por aquellos tiempos niño prodigio de la gimnasia, se refería a su dirigido diciéndome: “este enano va a llegar lejos, olímpico y con medalla… ¡ya verás!”.

Les explico que por más que uno pregunte y el otro responda, y por más que los años pasen y las entrevistas se acumulen, si no hay química entre entrevistador y entrevistado se nota, se siente. Algo flota en el ambiente: densidad, pesadez. Al final esto es lo menos importante. Soy periodista nacido y radicado en Ensenada y él es el próximamente tres veces olímpico nacido y radicado en Ensenada y pues me chingo.

Entonces, frente al desdén que entiendo, tanto por lo anteriormente relatado como por su presente que lo ha convertido en lo que hoy les ha dado por llamar “influencer”, y sobre todo frente a mi deber por documentar lo que sucede en su proceso preparatorio, me contaron que actualiza permanentemente su vida diaria por medio de las redes sociales, a meses de competir en Tokio por la medalla que, por una cosa o por otra, le fue esquiva en Londres y luego en Río.

Así que acudí a su canal de YouTube, Daniel Corral Oficial, y me topé con un video donde narraba un día sumamente trascendental de acuerdo a su presente: volvería a comer palomitas en el cine (las de jalapeño le encantan) después de año y medio. La información, para ser sinceros, y reconociendo que tenía miles de likes y comentarios halagadores para el protagonista, me servía un carajo.

Seguí navegando y sentí que mi búsqueda, después de tres o cuatro videos por el estilo del que ya les he relatado (uno donde él y su novia contaban el secreto de una relación exitosa entre celebridades), había valido la pena: selectivo del combinado nacional de gimnasia en la capital mexicana, solo a manera de control para el ensenadense clasificado a Juegos Olímpicos. Para no perder detalle, lo reproduje desde el inicio. Todo empezaba con él saliendo de Ensenada hasta llegar al aeropuerto de Tijuana desde donde volaba a Ciudad de México. Seguí, disciplinado (y créanme que estoico), para no perder detalle de su andar por el selectivo al que él, ya con pase a Tokio, era un invitado de honor.

La edición, sin embargo, dio un brinco. El gimnasta líder del país ya había salido del centro de práctica y quería cenar por ahí de las once de la noche, pero se encontraban fuera de servicio todos los restaurantes de la plaza capitalina donde trataba de saciar su apetito (hasta un Chili´s le cerraron en las narices, denunció él mismo). El desenlace de dicho video, según la descripción, era el clímax de una historia donde había de todo menos gimnasia: Reencuentro con Aristeo (un compañero suyo durante un programa de trascendencia nacional llamado Exatlón en el que participó mientras ya corría el presente ciclo olímpico).

Suficiente. Hasta acá la dejamos. Soy periodista, no masoquista. Gente de gimnasia sostiene que el talento le alcanza para llegar a una final olímpica (en Londres) o para clasificar “caminando” a dos olímpicos más dirigiéndose a sí mismo. Y en una de esas hasta colgarse medalla. Que así sea. Lo seguiremos por YouTube.



Continue Reading

Las más leidas