Connect with us



Columnas

RÉPLICA

Published

on





Por Fernando Ribeiro Cham

Atenta solicitud

A la Deutshe Gesellschaft fur Internationale Zusammenarbeit.

A la Agencia Mexicana de Cooperación Internacional para el Desarrollo.

A la Dirección General de Vinculación con Organizaciones de la Sociedad Civil, de la SRE.

Por este conducto expreso a ustedes mi sorpresa, mayúscula en la proporción que solo puede ser considerada en los términos que a continuación se relación, respecto al otorgamiento del premio Copilli 2020 al Instituto del Deporte y la Cultura Física de Baja California, en términos de su posible buena gobernanza, misma que claro, se entiende que al ser un objeto de estudio tan sujeto a la percepción, puede o no coincidir en opiniones, sin embargo es menester de quien esto escribe, ampliar hacia ustedes, algunos considerandos, que, al tenor de la luz que han arrojados, son muestra palpable y visible, de que la buena gobernanza está tan distante de la administración de la entidad premiada, que obligaría a una reconsideración por parte de los otorgantes.

Empecemos pues con mencionar una flagrante, clara y cotidiana violación a la norma estatal, la que rige a la entidad premiada, me refiero a la Ley de Cultura Física y Deportes del Estado de Baja California, que en su artículo 22 fracción III, establece requisitos de elegibilidad para su titular. Aquí encontrarán el citado marco normativo, mismo que el titular del INDE viola al no contar con título ni cédula profesional, https://www.congresobc.gob.mx/Documentos/ProcesoParlamentario/Leyes/TOMO_VI/22062018_LEYCULTFISICADEP.PDF, no omito mencionar que el mencionado señor González, se ha negado en al menos tres veces a presentar, aun con solicitud ante el organismo garante de la transparencia y el acceso a la información, los documentos probatorios que demuestren que cumple con lo estipulado por la ley.

De entrada premiar a la buena gobernanza, que inicia con la vulneración clara, intencionada y recurrente del marco normativo, resulta contradictorio, pero sustento adicional lo hay.

El semanario Zeta dio cuenta de un claro proceso de anomalías en la adquisición de miles de uniformes deportivos. En resumidas cuentas, la administración de la entidad galardonada, argumentando una premura y necesidad inmediata, asignó de forma directa, mintiendo sobre documentos que aún no estaban en su poder, una adquisición millonaria a una empresa que incumple los mínimos requisitos para ser partícipe de un proceso como el llevado a cabo. La investigación de la prestigiada publicación es reveladora. Había tiempo para licitar, pero no se hizo, se prefirió asignar a una persona afín. Lo mismo sucedió con otra asignación directa para la compra de suplementos nutricionales, con la justificación de ser únicos en el mercado, pero la revisión de cualquier especialista en química y farmacobiología, concluiría en la poca veracidad de lo expuesto por la dependencia. No solo eso, una institución de gobierno favoreció a un particular, no solo adjudicándole de forma anómala una compra por cientos de miles de pesos, sino que también vulneró principios de competitividad entre particulares, al otorgar un aval para recomendar los productos adquiridos. Aquí el enlace de la investigación que no deja espacio a dudas https://zetatijuana.com/2020/04/millonaria-adjudicacion-directa-para-uniformes-de-seleccionados/.

Semáforo en rojo, coincidencia de todos los titulares de los institutos municipales del deporte en torno a la no celebración de eventos deportivos (salvo entrenamientos que respeten el distanciamiento interpersonal) y la entidad galardonada, lejos de cumplir con las disposiciones de la propia autoridad sanitaria, organiza un evento que transgrede no solo el consenso de sus homólogos municipales, sino los protocolos sanitarios estandarizados para la reapertura de actividades consideradas como no esenciales. Lo efectuado por la entidad galardonada, es diametralmente opuesto a lo que sí han respetado las organizaciones de la sociedad civil que fomentan, como objeto en su naturaleza jurídica, el deporte en sus distintas disciplinas, ramas, categorías y modalidades.

Será posible que la buena gobernanza como forma de participación entre gobierno y gobernados y la incidencia social en las decisiones de la administración pública, pueda darse cuando no hay un instrumento de planeación, ejecución y evaluación de la política pública. Si la afirmación es que no, entonces es mucho más grave el fallo, pues al día de hoy, los mecanismos que por ley inciden en la participación social, se encuentran acéfalos o en tardío inicio. El Sistema Estatal de Cultura Física y Deporte y el Programa Estatal de Cultura Física y Deporte, no han visto la luz y quizá no lleguen a “nacer”, aunque por ley estén previstos como obligación de la entidad premiada.

Si por gobernanza entendemos la eficacia, eficiencia y calidad en la toma de decisiones, cuál sería el valor cuantitativo y cualitativo de dejar a su suerte a un trabajador contagiado por COVID, enmiendo, no a un trabajador cualquiera, a uno que ha dado y pudo seguir dando méritos a la administración. Se imaginan premiar a la “buena gobernanza” de una institución que orilló a adolescentes y jóvenes deportistas a mover cielo, mar y tierra, para que su entrenador, el trabajador de la entidad galardonada, no terminara en la fosa común, sin el mínimo acompañamiento, ni la comunicación con sus allegados. Aquí la investigación de la prestigiada revista PROCESO, que da cuenta de la pésima, insensible y carente de calidad humana, toma de decisiones por parte de la entidad premiada, https://www.proceso.com.mx/632328/criticas-al-inde-de-bc-no-se-les-murio-cualquier-entrenador.

Es mi deseo, el de un bajacaliforniano preocupado por la destrucción de los cimientos de un sistema que produjo resultados a la vista de la opinión pública, el que puedan servir los elementos antes expuestos. Sostener su decisión, sería bajar enormemente el rasero del galardón.

Columnas

APUNTES PERDIDOS (El presidente de ornato)

Published

on

Carlos Salcido, presidente de la LBM/Archivo




Por Marco Antonio Domínguez Niebla

El presidente de ornato

“Ah cabrón”, responde. 

De un presidente de liga formal me extrañaría la expresión. No es el caso. 

Sinceramente lo he buscado más por lo que fue que por lo que es; un intento para escucharlo dar la talla, la altura, para que legitime el cargo. 

Le agrego que existe un grupo interesado en retomar la franquicia del equipo de futbol de Ensenada que el empresario Antonio García Rojas dinamitó hasta ser desafiliado. 

Esfuerzo en vano.

“Ni idea”, contesta el presidente de membrete, el directivo de ornato. 

En su rol como zaguero del multi campeón holandés PSV Eindhoven o como joven revelación de aquella selección de La Volpe que maravilló en la Confederaciones 2005, resolvía con eficacia en su tarea primaria de defender y del mismo modo colaboraba cuando era necesario ir hacia adelante, como en la galopada por toda la banda izquierda ante Argentina en la misma competición, previa a su primera copa del mundo cuando fue testigo del gol de Maxi que acabó con las aspiraciones de quinto partido en Alemania. 

Lo de hoy contrasta con lo de ayer: En su rol de presidente de la Liga de Balompié Mexicano no decide ni conoce, desentona, titubea, lo utilizan y él se deja. Pacto tácito. “Señor alcalde, con usted nuestro presidente, el tres veces mundialista Carlos Salcido… necesitamos apoyo para la naciente liga del balompié…”. Apretones de manos, sonrisas, fotos con la figura.

El capitán uniformado en rayas rojas y blancas, short azul, encargado de alzar los últimos trofeos del rebaño, hoy tan distante del dirigente mostrado de saco y corbata en redes sociales. Un disfraz.

“Él me dijo: hermano, yo voy a solucionar todo, pero nunca más me respondió. Puro bla, bla, bla”, relata Blas Aguayo, el futbolista que llegó de Paraguay para ser estafado en el malogrado equipo de Ensenada, y más tarde plantado en el Aeropuerto de Ciudad de México por el famoso presidente del circuito. “Me dijo que nos veríamos para ayudarme. Nunca llegó”.

Y cuando lo inevitable se dio con la desafiliación del desastroso Atlético Ensenada, un grupo de jugadores, damnificados de ese proyecto, trató de rescatar la franquicia con nuevos inversionistas, ni las luces del presidente triple mundialista.

“Un contacto en común le marcó para que los recibiera (en espera de mostrarle el nuevo proyecto), pero ni así los recibió. Los recibieron (Víctor) Montiel y (Rafael) Fonseca, que son quienes mandan, los dueños de la liga, los que lo contrataron para que ponga la cara aunque no tenga idea de cualquier cosa ajena a la cancha de futbol”, cuenta una fuente cercana al embrollo llegado a Ensenada vía el tristemente célebre García Rojas.

Por fortuna, para los que por acá vivimos, todo aquello, la pesadilla acabó.

Y lo siento por los colegas (los verdaderos periodistas, los que investigan, no los otros) que trabajan en Zacatepec, San José de Gracia o el mismo gremio arbitral de la cosa esa llamada Liga de Balompié Mexicano, y que estarán buscando al legendario seleccionado nacional (por los adeudos y el desorden que presagian el naufragio), para ser atajados con un “ah cabrón… ni idea”.

*El autor es colaborador de AGP Deportes.

Continue Reading

Columnas

RÉPLICA

Published

on

Freddy Lugo y David González durante un evento en Tijuana/Heriberto Muñoz (Cortesía)




Por Fernando Ribeiro Cham

Te pareces tanto a mí…

“No hay para dónde hacerse, o se está por la transformación o se está en contra de la transformación”

  • Andrés Manuel López Obrador

“Las tiranías fomentan la estupidez”

  • Jorge Luis Borges

El primero viola ley a diario. El segundo transgrede la norma, sanciona y perdona de acuerdo a la pleitesía que se le demuestre.

El primero carece de conocimientos generales, la conversación se limita al diamante de juego, fuera de ello, los arzones, el poomsae, pasando por los nombres de quienes representaron a Baja California en Lima 2019, todo ello le es desconocido. Se refugia entre la curva y el shortstop, entre el bullpen y el fielder derecho. El otro desconoce, pero aprovecha el desconocimiento mayor de los otros – responsabilidad de ellos – para convertirse en una fuerza omnipotente, cuyo castillo de naipes se desmoronaría al primer soplo de esa palabra que tanto menciona, la normatividad.

En esta lucha infértil, cuyas raíces incluso quieren, con la ayuda del diputado Julio Vázquez, intentar arrancar, a lo sumo que se llegará es a limitar el subsidio, no necesitado, de la asociación que dirige el terror de cuanto beisbolista se permite discrepar, corrijo, porque algunos ni siquiera cuentan con discernimiento en esa edad para contravenir las disposiciones de quien es acusador, juez y sancionador.

Hoy se utiliza el Instituto del Deporte y la Cultura Física en la entidad, para jugar a las vencidas con quien solo espera el pasar de los meses, los que le faltan a la administración, para ser más visible, pero no solo eso, desde el ala izquierda del edificio de administración en el CAR de Tijuana, también se tiene en la mira a quienes han preferido perder identidad y me atrevería a decir, dignidad, con tal de jugar bajo el esquema que tantas “bondades” tiene, las que anuncia su presidente, el federado, el “válido”, porque fuera de él no hay nada y dentro de él se encuentra todo.

Habrá que mencionarlo, tal cual, porque en estos tiempos de memes, en ocasiones lo “entre líneas” no se encuentra, que el atemporal le ha hecho tanto mal a su deporte, como puede hacerle y ya lo hace, el que se pretende convertirse en libertador, caudillo, héroe de los siempre mancillados jugadores que se plantan en el terreno de juego.

Retirarle el campo a la Liga Municipal de Beisbol de Ensenada, bajo otros liderazgos, supondría una afrenta enorme, pues lo tajante de la acción, la escasez del apercibimiento, especialmente ante las evidentes infracciones a las disposiciones sanitarias en los eventos organizados por quien hoy se jacta, sin ninguna atribución para ello, para regular la actividad deportiva fuera de los campos que administra, resulta inadmisible.

En esta lucha entre quienes, en sus acciones de apego a la norma, resultan muy idénticos, son los deportistas quienes perderán.

Nietzsche los describió. Han mirado demasiado tiempo al abismo.

Continue Reading

Columnas

APUNTES PERDIDOS

Published

on

Archivo




APUNTES PERDIDOS

Por Marco Antonio Domínguez Niebla

Sumas y mermas

Yo ya no sé nada. Menos lo entiendo. Y es que me aburrí, bostecé, lagrimeé, en espera de mendigar unas cuantas emociones finalmente ausentes. Un suplicio. Por los de casa, ataques a cuenta gotas culminados por un foráneo con etiqueta de goleador recién llegado, tan errático como el resto del plantel que apenas suma 10 goles en 12 juegos. Y los de fuera por el estilo, con 12 tantos en 13 partidos y una sola opción verdaderamente clara pero errada por uno de sus centrales en la línea de gol rival. Sí, su central. Tampoco esperaba el Manchester City de Guardiola contra el Leeds de Bielsa finalizado horas antes con llegadas constantes a ambos arcos, y como dijo el célebre técnico argentino al final del encuentro de la Premier League frente a la generosidad de las dos partes en pro del espectáculo, y el hambre de todos en pos de los tres puntos: “Pudimos perder tanto como pudimos ganar”. Pero volvamos a nuestra realidad y resumamos: noventa y tantos minutos de ires y venires sobre las zonas intrascendentes de la grama sintética entre dos de los aspirantes a la nueva liguilla, la de los 12 clasificados entre los 18 competidores. Culminado el trayecto, pesaroso de seguir frente al televisor -con el inevitable zapping para hallar algún sobresalto en el canal vecino donde comparten la postemporada del beisbol de Grandes Ligas-, es turno de los técnicos. Por el equipo más querido del futbol mexicano, el entrenador más respetado del medio,  Vuce, el ejemplo del ganador, el de los resultados firmes y los títulos levantados sean cuales sean los colores de las camisetas, un tipo de esos de los que uno espera sinceridad, autocrítica. Y de repente su discurso: “El esfuerzo hay que agradecerlo a los jugadores, la postura del plantel fue insistir hacia el frente, tuvimos muy buenas oportunidades. La calificación es una prioridad, jugar bien o jugar mal dependerá de quién lo vea y cómo lo vea. Vamos por un camino correcto y ya buscaremos otras alternativas”. Trato de entender la paciencia del llamado Rey Midas con su rebaño, las justificaciones frente a lo evidente. Y momentos después las cámaras, las preguntas virtuales dirigidas al estratega revelación de los caninos -como les dicen por ahí-,  Guede, el del relato directo, el del traje a la moda y el calzado estridente, última esperanza de vivir alguna emoción al menos cercana a la que él mismo protagonizó durante el medio tiempo -la más llamativa de toda la noche futbolera en la frontera mexicana- cuando se hizo de palabras y hasta empujones con el cuerpo técnico rival, ya en la sala de prensa y el micrófono frente a él. Sin embargo, nada novedoso: “El partido fue muy parejo, tuvimos una de las opciones más claras, si no es que varias, y me voy contento con el trabajo que hicieron los chicos. Me quedo con nuestro mejor partido, el de mejor salida jugando desde atrás. Me gustó cómo jugó el equipo, porque creo que todas las pelotas las jugamos con sentido, atacamos cuando teníamos que atacar, nos defendimos de la manera que nos teníamos que defender y eso nos servirá para seguir creciendo”. Reitero lo dicho al principio de este texto: vi otra cosa de la que vieron los que saben. Eso sí, ni ellos ni yo vimos goles. Pero ellos sumaron un punto. Yo resté hora y media de mi domingo por la noche.

Continue Reading

LIKE A FACEBOOK

Las más leidas