Connect with us

 




Columnas

RÉPLICA

Published

on





Por Fernando Ribeiro Cham

Irracionalidad

“Hay dos cosas infinitas: la estupidez humana y el universo; y no estoy seguro de lo segundo”

  • Albert Einstein

“Vamos bien, porque se ha podido domar la epidemia y en vez que de que disparara, como ha sucedido lamentablemente en otras partes, aquí el crecimiento ha sido horizontal”

  • Andrés Manuel López Obrador, 27 de abril de 2020

Don Gonzalo es médico internista. Hace poco más de un año fue su último pase de lista y  tenía unas vacaciones planeadas por el mediterráneo de Europa, mismas que tuvieron que verse aplazadas por la contingencia mundial sanitaria. A sus 64 años de edad, Don Gonzalo luce fuerte, aun con esa tos que le ha heredado, como acompañante constante, la media docena de cigarrillos que a pesar de los regaños de su esposa y su hija mayor, no ha dejado de fumar.

La actividad física del ex médico de la clínica 28, se limitaba a estirar las piernas entre consulta y consulta y es justo añadir, que debido al visible y prominente aumento de peso que ha venido a ser mayor desde que sus jornadas se extendieron, le hizo caso a su secretaria y hoy estaciona el auto a cuadra y media del nosocomio, lo que lo obliga a aumentar en 876 pasos, su cuenta personal diaria, cuya meta personal es ya de 6,000.

El día de hoy Felipe ha llegado a casa de sus padres y mientras Doña Lourdes servía el desayuno, le ha comentado a su padre que lo ha inscrito en un gimnasio situado en el fraccionamiento donde vive, ahora con la hija menor como huésped, el matrimonio Rodríguez Amezcua. “No me puedes decir que no. Pasaré por ti e iremos una hora al día. Solo aceptan a 6 personas por clase, el lugar está ventilado, te toman la temperatura, el instructor usa cubrebocas y nosotros lo usaremos también. Recuerda que Villaescusa (un colega cardiólogo), te recomendó hacer de 30 a 45 minutos de ejercicio diarios y ya no quiero volver a pasar por la angustia de ese preinfarto que puso a todos con el Jesús en la boca”.

Don Gonzalo solo respondió con un “pues a ver si me gusta”, mientras ingresaba la última de las cinco galletas que había sumergido en el café, con dos cucharadas de azúcar, pero eso bastó para que Doña Lourdes, haciendo uso de la vieja estrategia del uno dos, añadiera que se sentía tan contenta porque ahora sí, padre e hijo convivirían más.

Felipe pasó por su padre al cuarto para la hora. Tenis lavados ayer por la tarde por Doña Lourdes, Don Gonzalo subió al auto, más con el ánimo de cumplirle un par de días a su hijo, que por la prescripción de su ex compañero de piso.

No tardaron mucho en llegar. A pesar de que tuvieron que desviarse, calle y media, debido a una reparación del asfalto recién instalado hace un par de semanas, el auto se estacionó frente al gimnasio que extrañamente lucia oscuro. Felipe revisó las redes sociales del sitio y el semblante cambio en el hijo, “debido a la disposición de la autoridad, nos vemos en la penosa necesidad de cerrar (otra vez y de manera indefinida). Les pedimos comunicarse al …”

“Caray, justo llevaban unos meses que volvieron a abrir. Quién sabe cómo le harán con la renta y los gastos. Pobre gym”, comentó Felipe. Escapándose una vez más del “enorme” sacrificio que le representaba ejercitarse, Don Gonzalo le recordó a Felipe que debían llegar por el espinazo que Doña Lourdes les encargó para el pozole de la tarde.

Son ya las 4:30 de la tarde y Fabiola, la hija más pequeña, ha sorprendido a sus padres con unos boletos para la función de las 7:30 de la tarde. “Es la nueva comedia del cine mexicano que tuvo que retrasarse por esto del virus”, les comenta gustosamente, seguido de un “vamos, todo está muy cuidado y hay bastante separación entre los asientos”.

Abrigados los tres, más Don Gonzalo que las dos mujeres, hacen una breve fila de apenas 26 personas, decimos que es breve, puesto que antes la fila llegaba hasta pasando la puerta principal y hay que agregar que el otro “obstáculo”, la fila de la dulcería, está “moviéndose” también de forma rápida, especialmente porque Fabiola cuenta con esa tarjeta de cliente frecuente. Don Gonzalo optó por el combo cuatro, palomitas grandes, mitad cheddar y mitad acarameladas, soda reducida en azúcar – por insistencia de su esposa – y unos nachos pequeños con queso. La película ha iniciado. Dos horas veintiocho minutos después, van de regreso a casa.

Felipe no ha claudicado en promover en su padre algo de ejercicio físico. El gimnasio le ofreció programas en línea, pero sabe que Don Gonzalo no entiende mucho de eso que llaman las nuevas tecnologías de la información. “Vamos a la unidad deportiva, aunque sea caminar un poco, papá” y Don Gonzalo, quien recién había leído ya la sección de deportes del diario local, aceptó esta vez de forma complaciente. Una cartulina fluorescente y el taquillero, anuncian que la unidad ha sido cerrada por los que dirigen y que no se sabe hasta cuándo estará así, “ya hasta los del atletismo, ya saben que no se puede entrar”. “Ni modo, Felipe, ya no nos tocaba”, lanzó Don Gonzalo.

El atardecer luce estupendo, es uno de esos regalos que la bahía ofrece a quienes miran por su ventana entre las 4:40 y las 5 de la tarde. Don Gonzalo ha decidido ir a probar suerte – mejor que la que le representó dos salidas infructuosas a ejercitarse – y pasa ya el filtro sanitario del casino al que asiste con regularidad. Después de 10 o 15 minutos sin que la maquina elegida lance alguna combinación favorable, decide cambiarse a otra, claro, una que está a metro y medio de separación de la próxima permitida y pide, para entrar en calor, un whisky doble al mesero, quien de forma rápida aparece con la bebida que será la primera de cuatro que tomará Don Gonzalo durante su estancia. Han pasado ya dos horas y cuarenta y tres minutos desde que llegó Don Gonzalo, el cansancio empieza a aparecer, pero es aminorado por la constante circulación de oxígeno proveniente del aire acondicionado, aunque hay que decirlo, este mismo aire le hace toser un par de veces, ocasionando en que su vecina próxima, gire un poco su cabeza, solo para constatar que con cubrebocas puesto, no hay de qué preocuparse.

Don Gonzalo ha regresado a casa. Pasado mañana tiene cita, a eso del mediodía, con el cardiólogo.

P.d. De acuerdo con cifras de la Secretaría de Salud de Baja California, al día de hoy no se ha registrado un solo caso de COVID 19, cuyo origen haya sido la asistencia a un gimnasio o centro de instrucción física. En el sureste de Australia, de poco más de 6 millones de visitas en 423 gimnasios, no se reportó ningún caso de COVID 19, cuyo origen haya sido la asistencia a un gimnasio o centro de instrucción física. En España, con datos los contagios por asistencia a gimnasios han representado un 0.34% de los casos totales, mientras que de acuerdo al estudio de Castañeda – Babarro y cols, el confinamiento ha aumentado en un 28.3% la disminución de ejercicio físico poblacional. 7 de cada 10 hospitalizados por COVID 19, sufren de una comorbilidad asociada al sedentarismo y a una pobre alimentación nutricional.

Columnas

RÉPLICA (Historias extraordinarias)

Published

on





Por Fernando Ribeiro Cham

Historias extraordinarias.

Los campeones no se hacen en los gimnasios. Los campeones se hacen a partir de algo que tienen muy dentro de ellos; un deseo, un sueño, una visión”.

  • Muhammad Ali 

“La historia del santo milagroso, que data de 1,387 D.C., relata la hazaña de haber corrido 40 kilómetros diarios durante 700 días y en 1,585, Koun, un discípulo de So-o, completó 1,000 días recorriendo esa distancia diaria, seguidos de nueve de ayuno”. Este es un extracto del primer capítulo del extraordinario libro, “correr, una historia global”, del autor nórdico, Thor Gotaas, que narra de forma cronológica la actividad de carrera pedestre en acompañamiento al desarrollo social, económico, bélico, teológico y de esparcimiento en las civilizaciones.

Apenas llevo un cuarto del intenso trabajo de investigación, que cuenta con no menos de 350 referencias bibliográficas y la emoción de observar esta simple acción motriz de poner un pie delante del otro, a una velocidad que permite en algún momento el despegue de ambos y su impacto a través de la historia, me ha desbordado.

Correr resultó para las civilizaciones prehispánicas, un medio para la difusión de noticias y el intercambio de bienes. Los “chasquis”, representaron el sistema de mensajería del imperio inca, en el que llegaron a habitar hasta 10 millones de personas. Sometidos a un voto de silencio, llegaban a recorrer distancias superiores a los 200 kilómetros diarios, en altitudes que llegaban a los 3,500 metros sobre el nivel del mar, como en el caso del epicentro de la actividad de mensajería, Cuzco. Fue tal la importancia de este sistema de comunicación, que una vez visto por los españoles, éstos tomaron como rehenes a una parte importante de los “chasquis”, cortando el intercambio de información, crucial para la finalmente rendición de la cultura sudamericana.

El capítulo tiene un extenso desarrollo sobre la cultura detonadora de la cultura física, la griega. Ageos, nacido en Argos, fue un destacado corredor participante en ediciones de los juegos olímpicos, certamen para el que existía una preparación previa de alrededor de diez meses. Las hazañas de Filípides, personaje al que se le atribuye el recorrido que diera origen a la maratón y de quien el autor pone en seria duda su fallecimiento a consecuencia de la travesía, forman parte de la narrativa histórica en el texto, al igual que las nociones que sobre el correr tenían Sócrates, quien denostaba la importancia del ejercicio, Aristóteles, quien incluso llego a describir la importancia de una correcta técnica de ejecución y Platón, quien incluso fue luchador en su juventud, todo ello encuentra recoveco en la obra de Gotaas.

Hay también una esfera de suma importancia para el desarrollo de la carrera pedestre en su forma competitiva y fue la adopción del cristianismo como religión del estado romano. Esto fomentó una nueva visión del desarrollo corporal, dejándolo como un aspecto temporal y de una mayor banalidad en comparación con la salvación del espíritu. Lo tangible restó en mucho su importancia y por ende, las celebraciones que, importadas de Grecia y sus alrededores se tuvieron, poco a poco fueron siendo asignatura pretérita. 

La importancia de la actividad pedestre, no solo vio su expansión en el mediterráneo europeo. En el continente asiático, ya existían indicios de competencias con igual o mayor magnitud participativa que los juegos en honor a Zeus. Ejemplo de lo anterior fueron las ediciones del festival atlético Gui You Chi, cuya competencia principal es uno de los ultramaratones más antiguos que se conoce, con una distancia de 55 millones y cuyos vencedores culminaban en alrededor de 6 horas.

Carreras contra elefantes en la India, el servicio postal que representaban los Dak Harkara o la utilización de corredores para anunciar la llegada del feudal a una provincia, son solo algunos de los lapsos que sin duda envuelven de atención la lectura.

Ansío concluir algunos capítulos posteriores. Ya les compartiré.

P.d. Celebro el conjunto de charlas que ha generado la asociación civil, “Aliados por el desarrollo de la cultura física”. Bueno es iniciar, pero como en ocasiones anteriores, el desafío mayor está en darle continuidad al esfuerzo. Proponer modificaciones al programa de estudio, basadas en la integración del recurso humano en el campo laboral (propio y ajeno), es otra tarea intrínseca de la organización. 

Continue Reading

Columnas

APUNTES PERDIDOS (¿Por qué demonios expulsaron a mi tocayo?)

Published

on





Por Marco Antonio Domínguez Niebla

¿Por qué demonios expulsaron a mi tocayo Fregoso?

Leo todo. Y cuando digo todo, es todo. Así, jugueteando con el celular, llegué a una publicación de un medio local, ilustrada con la foto de un buen amigo. Ahí estaba mi tocayo Fregoso levantando su brazo, saludador, sonriente, notándosele lo buena gente que es, aun con los colores tan cargados de la imagen (estas modas de hoy en día, de saturar todo, con filtros y publicidades y tantas cosas agresivas a la vista, tan lejanas a la elegancia de la sobriedad). El texto que acompañaba la publicación era confuso pero contundente, condenatorio. Mi tocayo Fregoso, tan buen entrenador pero tan temperamental, era expulsado de “por vida” (sí, así decía, “de por vida”) de una liga llamada Futsal Center debido a “una serie de situaciones que van en contra del reglamento de ese organismo”. Seguí leyendo, intrigado, para descubrir la osadía de mi tocayo Fregoso frente a la vaguedad de lo leído hasta ese punto. ¿Qué haría?, ¿a quién deshonraría o atacaría hasta ser desterrado de dicho espacio para la práctica de una especialidad de futbol en la que él es especialista? Y ahí fui de nuevo, de abajo para arriba, tratando de hallar el motivo de la santa quemada que dicho medio imponía a mi tocayo Fregoso. Pero nada. El único posible motivo de la defenestración -de acuerdo a ese texto breve pero lo suficientemente enredoso para terminarlo completito sin entender los por qué de reverenda zarandeada al prestigio de mi tocayo Fregoso- era que “encaró” a los árbitros después de un juego que perdió por los cuartos de final de un torneo. Pero… ¿“encarar” a un árbitro es suficiente para expulsar “de por vida” a alguien de donde sea?, ¿en qué artículo del reglamento de ese circuito se sustenta la decisión (¿existirá tal documento?, y si es así, ¿por qué no se presentó en la información?). Entonces, mal pensado que soy, recordé una entrevista que en diciembre le realicé a mi tocayo Fregoso, cuando me enteré de su positivo a COVID, y le cuestioné si había asistido a algún torneo o competencia y me dijo que sí y luego le pregunté dónde, y enseguida tuvo que decirme que en una cancha llamada Futsal Center donde fue a dirigir y a discutir con unos árbitros y días después, un par de semanas aproximadamente, dio positivo al igual que varios de sus jugadores. Me sentí responsable. ¿Mis preguntas, incisivas (y espero que no insidiosas) serían detonante de la decisión de las altas autoridades de la FIFA, perdón, de la cancha futsalera ubicada en el mero centro de Macondo, perdón, de Ensenadita? Quién sabe. Todo seguirá en el misterio, en la penumbra, mientras la pregunta persista: ¿Por qué demonios expulsaron “de por vida” a mi tocayo Fregoso?

*El autor es colaborador de AGP Deportes.

Continue Reading

Columnas

RÉPLICA

Published

on





Por Fernando Ribeiro Cham

Candados

Ya se ha dicho anteriormente que no basta con tener, hay que aplicar y mientras veo una publicación de Antonio Muñoz, trabajador de INMUDERE y miembro de la Junta de Gobierno, ahora posible candidato a diputado por la vía independiente (ojo, no es lo mismo la vía que el origen), me pregunto qué otros mecanismos pueden implementarse para que los espacios ciudadanos lo sean cada vez más y se alejen de lo que han sido hasta ahora, cuotas de munícipes o al servicio de la paramunicipal.

Fue por demás plausible la reforma que estipuló la separación entre el servicio público y la autoridad sobre el mismo, sin embargo hay líneas que al menos, obligadas por la moral, no deberían cruzarse.  

Por ello, quien esto escribe propone que además del no encontrarse en el servicio público municipal, los miembros ciudadanos de la Junta de Gobierno, no puedan ser proveedores del gobierno en turno y mucho menos acreedores a subsidios o estímulos de la dependencia de deportes, durante el periodo que dure su encargo. Qué se pretende evitar, el que una mano pegue y otra reciba o bien, que el voto esté condicionado a la utilización de espacios, entrega de medallas, trofeos, camisetas, entre otros artículos. 

Otros aspectos que deben innovar, son los instrumentos de transparencia en el ejercicio temporal de la observancia y autoridad ciudadana. En ese sentido sería conveniente que las sesiones de la Junta de Gobierno se transmitan en vivo a través de los medios institucionales, de esa manera la ciudadanía en general y la comunidad deportiva en particular, tendríamos al alcance de la mano, información en el momento sobre ajustes en la nómina, cambios estructurales, convenios de uso de instalaciones o el propio programa municipal y no solo eso, pudiéramos conocer el sentido del voto de nuestros representantes, sus razonamientos ante una posible abstención y el debate en caso de darse.

La dependencia de Antonio Muñoz con el regidor Ramiro Orea, la cuota que el primero significó del segundo y la no saludable proximidad entre observados y beneficiarios, son muestra de la necesidad de caminar aún más en la senda de la rendición de cuentas y la perfectibilidad de la norma deportiva municipal.

P.d. En varios puntos coincido con el posicionamiento del regidor Raúl Vera, en el sentido de que es preciso que se transparente quién o quiénes contrataron los espectaculares en donde, a nombre de la Liga Municipal de Atletismo de Ensenada, se felicita a una funcionaria por realizar su labor. Aún no se entiende la razón del por qué la liga permitió que su imagen fuera utilizada a petición de particulares, especialmente cuando ésta no fue incluida en una lona, sino en espectaculares que incluso se encuentran fuera de la demarcación territorial en la que estatutariamente funge la propia liga.

Continue Reading

DESCUENTO EN PREDIAL DE 8 EN ENSENADA HASTA 28 DE FEBRERO

NAVA SPORT

LIKE A FACEBOOK

Las más leidas