Softbol

Lo que le faltaba: Mario Pérez, coach de México femenil en softbol, será olímpico en 2020

Mario Pérez León fue parte del grupo que consiguió la clasificación a Tokio/Alejandro Zepeda




Ensenada, Baja California.- Como beisbolista y softbolista representó a México en justas centroamericanas, panamericanos y mundiales. Primero como jugador y más adelante como coach.

En 2019, el techo más alto de la carrera de Mario Pérez León parecía haber llegado durante los Juegos Panamericanos de Lima, donde, como coach de la selección mexicana varonil, alcanzó la medalla histórica por ser la primera, un bronce.

Pero cuando se disponía a regresar de esa experiencia, desde la Federación Mexicana de Softbol, llegó el llamado. Un día después del podio varonil iniciaba la participación de la selección mexicana femenil. Y necesitaban un coach.

En Lima, la experiencia dejó un sabor amargo: Puerto Rico ganó el juego clave al límite y México quedó al margen del medallero.

Sin embargo, enseguida había que recuperarse porque en Canadá era esperada la selección mexicana para disputar el pre-olímpico. Al final, la historia entregó un final distinto al de Lima: México invicto y clasificado a Tokio 2020 con la revancha consumada sobre Puerto Rico y el triunfo ante la selección local.

“Todavía no lo asimilo bien”, admitió Mario Pérez, conocido como el “Capi” por su liderazgo en selecciones nacionales desde su etapa como jugador.

El coach de las selecciones mexicanas de ambas ramas consideró que la justa olímpica “es el máximo logro de cualquier deportista y entrenador”.

“Como jugador fui a mundiales y panamericanos, pero los Juegos Olímpicos son algo que no se puede explicar, verlos desde chico cada cuatro años y estar participando es algo superior que podré explicar ya que regrese de la experiencia”, explicó.

A meses del inicio de la preparación espera ser parte del grupo que estará en Tokio.

“Hay ilusión, porque es lo máximo, sería la culminación de mi carrera, lo más alto que pudiera lograr. Ni estaba en el equipo femenil, me invitaron y salió la oportunidad. Ojalá se presten las condiciones para estar allá”, señaló.

De su incorporación de un día para el otro, recordó que al principio tuvo que adaptarse al entorno del grupo dirigido por Carlos Caro y el también ensenadense Carlos Bernáldez.

“Antes del juego contra Puerto Rico no me sentía parte del grupo les dije unas palabras y el cambio fue muy bueno, positivo, en cuanto a actitud. No nos tocaba, perdimos por una pitcheada, pero eso nos sirvió para motivarnos en el otro torneo (pre-olímpico)”, valoró.

Después de Lima y antes de Canadá, “conviví con ellas, entrenamos dos días, descansaron y despejaron su mente. Y se notó el cambio de actitud, además de que se incorporaron dos jugadoras más, incluida Nicole Méndez”.

“El primer juego lo ganamos contra Perú y fuimos de menos a más para los juegos clave contra Puerto Rico y Canadá. Las jugadoras soñaban con Puerto Rico por la medalla que nos ganaron (en Lima). Fue un juego tenso, pero tomamos las decisiones y las cosas se nos dieron”, relató.

Ya más relajado el grupo con la calificación asegurada, intervino de nuevo para ir en busca del invicto cuando México enfrentó al equipo anfitrión.

“Contra Canadá lo perdíamos uno cero y hablé con los coaches para ganarlo, también con las jugadoras, y creo que mi sentir de jugador ayudó. Lo ganamos dos a uno, fue un juego con televisión abierta en Canadá y tres mil personas en el campo”, agregó.

En especial, Mario Pérez subrayó la labor de equipo, tanto en el cuerpo técnico como con el grupo de softbolistas.

“Nos unimos y cada quien hizo su función”, reconoció.

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

To Top