Connect with us



Columnas

RÉPLICA

Published

on

Archivo

Por Fernando Ribeiro Cham

Artículo 22 fracción III

El debate es sano siempre que se dé en el marco del respeto y la argumentación y en ese sentido y de forma reciente, se ha comentado sobre los requisitos – considerados limitativos por algunos y favorecedores del tecnicismo por otros – para desempeñarse en el ámbito de la cultura física y el deporte desde la función pública.

Conozco de primera mano las reformas que establecieron la comprobación de un grado de estudios superiores en materia deportiva para ser titular, en el municipio y el estado, de las dependencias encargadas de este rubro. La fundamentación que se esgrimió en la exposición de motivos fue básicamente que la organización, administración y ejecución de una política pública en cultura física y/o deporte, es una actividad especializada y que se apoya del conocimiento teórico para lograr una mayor eficacia y eficiencia.

Hay una obviedad en la siguiente afirmación, “cuanto mayor es el conocimiento sobre un determinado objeto, las probabilidades de tomar una decisión acertada aumentarán”.

El debate sobre la regulación profesional en el área del deporte y en las manifestaciones que de este se desprenden, como el entrenamiento deportivo, la administración de entidades que se circunscriben a esta actividad entre otras, es, además de añejo, complejo en cuanto a que la administración es una asignatura de impacto general, de ahí que pueda desprenderse el argumento de que mientras la cabeza sea alimentada del tecnicismo que generen las demás áreas de la estructura, la toma de decisiones tendrá mayor probabilidad de acierto. “Teniendo buenos asesores o colaboradores que conozcan sobre el tema, no importa tanto quien esté al frente”, suele decirse. No comparto esa perspectiva.

Expongo a continuación tres razones por las que creo que la especialización traducida en un grado académico de estudios superiores, coadyuva para una mejor toma de decisiones en la administración, que hay que decirlo, si esta última se refiere a la pública (gubernamental) se ve intervenida también por factores externos propios de la influencia del entorno político que rodea, a cualquier institución.

I.- La homologación y sistematización de procesos administrativos que son propios del sistema deportivo nacional. Si en la institución no se conocen o comprenden las interacciones que se dan en el marco de los actores del SINADE, la curva de aprendizaje puede ser más extensa. Pensemos por ejemplo en que se desconoce el marco normativo que rige al asociacionismo deportivo, no solo desde el ámbito civil, sino en lo expresado en lineamientos rectores como el capítulo propio de la ley general de cultura física y deporte o la propia carta olímpica, sería fácil suponer que la toma de decisiones podría verse afectada por traspasar límites establecidos como parte de las facultades propias. Saber por ejemplo de la representación de CODEME en la entidad o de la función que en los municipios se tiene, coadyuvante con los consejos del deporte estudiantil en los distintos niveles educativos, facilita sin duda la toma decisiones.

II.- El entrenamiento deportivo es hoy más que nunca resultado de un ensayo en un tubo de probeta y ello requiere recurso. El mejor remo de este país se practica en el “acuario del mundo”, San Felipe, pero cómo fue que se determinó construir un gimnasio indoor para tal disciplina, con base a qué criterios se le da continuidad a la labor de Loyola y de qué manera decides la participación o no en un evento preparatorio dentro del ciclo olímpico cuando la federación decide no subsidiar la participación de un atleta o delegación. Todas las preguntas anteriores se responden de una mejor manera cuando hay conocimiento técnico.

III.- La academia surge de organizar y estructurar el conocimiento empírico. Los hechos generaron experiencias, mismas que fueron analizadas de manera racional, lo que posteriormente llevó a tratar de tener resultados deseados basando las acciones en el conocimiento obtenido por la experiencia. Después llegó el plasmar acciones y resultados. “Hicimos esto una y otra vez y obtuvimos este resultado”. Hipótesis, teorías y leyes fueron entonces concebidas. La academia surgió como espacio para el conocimiento y comprensión de todo lo anterior, el acto de comprender el porqué de algo. Desde mi perspectiva la academia otorga, claro está, cuando ha sido provechosa, dos ventajas fundamentales, la capacidad de profundizar en un lenguaje más técnico, de mayor comprensión y la obtención de herramientas para llegar de forma más breve y acelerada a una conclusión acertada. Hoy no es necesario haber sido saltador de longitud, para hacer un estudio biomecánico que incluya teoremas de triángulos con ángulos rectos, catetos e hipotenusas y hacer un comparativo entre un determinado salto y otro de un atleta ranqueado en los primeros lugares mundiales.

Hoy por hoy hay requisitos en perfiles que buscan una idoneidad. Se pensó en aquel momento, como muchos seguimos pensando actualmente, que quien tome decisiones debo hablar y entender un lenguaje común, que incluye generalidades de microciclos, mesociclos, umbral aeróbico y anaeróbico, fases sensibles, principios del entrenamiento deportivo, reformas estatutarias y comisión bipartita COM-CONADE, recurso de apelación, asambleas ordinarias y extraordinarias, crioterapia y forma deportiva, dopaje por EPO y la diferencia entre circuito, copa o campeonato, entre otras cosas.

Claro está que por contraparte podemos hablar de las deficiencias de tal o cual programa académico, la falta de vocación o la incapacidad para llevar a la práctica el conocimiento adquirido, pero todo ello escapa del propósito fundamental por el que surge una unidad académica. Dejemos a un lado también esa innecesaria disociación que en ocasiones quiere hacerse entre el conocimiento técnico y los valores. El ser honesto y regir tu actuar de forma ética, no tiene por qué contrapuntearse con la formación técnica.

Requisitos hay y para que se remuevan, al menos uno esperaría que existiesen argumentos, como los hubo cuando se pusieron.

*El autor es Licenciado en Actividad Física y Deporte por la UABC. Fue responsable de deporte asociado en el Instituto del Deporte de Baja California. En la actualidad encabeza la coordinación de educación física en el Sistema Educativo Estatal. También preside el consejo directivo del Salón de la Fama del Deporte de Ensenada.

Columnas

RÉPLICA

Published

on

Fernando Ribeiro Cham/Archivo

Por Fernando Ribeiro Cham 

La tetratransformación del deporte

¿Ven ustedes todo esto? Pues les aseguro que aquí no quedará ni una piedra sobre otra”.

Mateo 24:2

“Recibimos la caca del pasado”

Director o directora general de CONADE, sexenio 2024 – 2030

De prisa, cual carrera que se va en menos de que el segundero rote sesenta veces, así se precipita el sistema deportivo mexicano, lo que queda de el, las sillas que rodean la mesa donde las decisiones no son plasmadas con finura en el lienzo de la política pública deportiva. Amputemos el pasado, pues del pasado vienen los males. ¡Oh sublime neoliberalismo deportivo!, tus eslabones son prueba fidedigna de la corrupción que imperó y de la que Ana fue víctima, quien con su llegada per se, socavaría con el polvo que es barrido de forma descendente.

No concibo, la racionalidad no se sostiene cuando quien coronaba su sien con laurel, ha pasado del “me retiro, son muchos años de impunidad”, al constante citatorio para defender su administración.

En los meses que lleva al frente del organismo, hay aspectos muy puntuales que destacan, el “bajar la vara” estatutaria para su arribo, la nula planeación ejemplificada en la ausencia del programa nacional de cultura física y deporte, las investigaciones de la auditoría superior de la federación que solo se comparan en cuantía a las “hechas” a Bártlett y un sinfín de declaraciones que van desde la referencia a las heces fecales expulsadas de las vísceras pretéritas hasta el llamado a no prostituirse por unos cuantos pesos, tan apremiantes cuando el recurso ejercido es uno de los más bajos en los últimos diez años.

La esperanza de algunos de ver en una semejante a ellos, la posibilidad de la empatía como forma de desarrollo, se diluye precipitadamente, en cada declaración, en la falta de postura ante la intención de desaparecer el FODEPAR, ese ente que en las entrañas la reconoce a ella como una sospechosa de su malversación. Hoy quienes vitoreaban el arribo, son dique ciudadano.

El deporte ha sido ninguneado en lo que va del sexenio. Cero segundos, ni un ápice de mención en el reciente informe presidencial, que tenía como elemento adicional la postergación de los olímpicos y con ello la paralización temporal de anhelos deportivos.

El presupuesto 2019 propuesto por el ejecutivo federal, que tuvo que ser enmendado incluso por sus “opositores”, era el más bajo en 10 años y de considerar la cultura física y el deporte como parte de la “nueva política económica”, ni un esbozo. El diamante y las costuras de la pelota son la unidimensional cara de un proyecto sin tinta plasmada ni acciones ejecutadas.

Dejo el siguiente espacio para que usted anote lo más sobresaliente del inicio de la tetratransformación del deporte mexicano. Siéntase en la libertad de escribir el número de caracteres que considere, no hay límite. Adelante.

Continue Reading

Columnas

APUNTES PERDIDOS

Published

on

Archivo

Por Marco Antonio Domínguez Niebla

Es que…

Al reportero no se le daba eso de escuchar y publicar así como así, a las ciegas, para ganar likes o exclusivas al paso del tiempo convertidas en humo. Lo que se le daba era revisar los antecedentes de quienes prometían y ofrecían proyectos majestuosos para abonar a la productividad de una ciudad a la que en realidad llegaban a hacer negocio. Fue así que recordó al reaparecido empresario promotor de una cosa llamada Silvestres de Fierro (o algo así), una década atrás, cuando aseguró que ese equipo jugaría en la liga con proyección al máximo circuito. Al final, esa franquicia cuyo nombre parecía una broma, terminó precisamente como eso, con argumentos tales como: “Es que la federación pidió… es que las franquicias vecinas se quejaron… es que…”. Nueve años después, el mismo empresario regresó con una de las franquicias aspirantes a formar parte de un nuevo circuito independiente. Le contó al reportero, a grandes rasgos, lo que eran organismo y equipo cuando se encontraron en un café de la ciudad. Recordaron lo de Silvestres y fue extendida la invitación para la cobertura de una rueda de prensa con los titulares de la nueva liga. El reportero acudió, pero durante esa comparecencia no fue entregada información siquiera suficiente para presentar material de interés, pues los dirigentes no revelaron absolutamente nada porque tendrían otra rueda de prensa (la buena) días después en una ciudad con mayor arraigo deportivo. “Es que los detalles… es que falta la confirmación de franquicias… es que…”. El propietario del equipo de la ciudad indicó aquella vez que su sede sería la misma que buscaba la década pasada, un estadio todavía a media construcción, asunto que al paso de los meses seguía sin certezas ni contratos de por medio. “Es que el patronato que lo administra… es que sólo falta la firma… es que vamos a invertir… es que…”.  Y admitió en dicha rueda de prensa que estaba en pláticas con dos figuras internacionales, ambos campeones en su momento con prestigiosos equipos, mientras que como técnico anunció a un veterano en la materia. A meses de aquello ni los jugadores ni el técnico. “Es que uno tiene un contrato con otro equipo… es que el otro no está en ritmo… es que el entrenador ya está grande y no puede viajar… es que un periodista fue quien soltó la noticia… es que mejor nos vamos con puros nacionales… es que…”. Otro capítulo mereció su escudo, con una primera versión copiada de un mítico plantel europeo y luego puesta a concurso con un ganador que luego fue rectificado para darle el triunfo a otro participante. “Es que necesitábamos presentar algo de urgencia… es que para nosotros era el mejor… es que la afición pidió el otro… es que…”. La última noticia bomba apuntaba al área deportiva de su estructura dirigencial con el anuncio de que dicha tarea estaría a cargo de un legendario seleccionado nacional. Y es que… hasta aquí la historia.

*El autor es colaborador de AGP Deportes.

Continue Reading

Columnas

RÉPLICA

Published

on

Archivo

Por Fernando Ribeiro Cham

They might be cheating

El reportaje de ZETA es puntual, con datos, cifras, nombres. Una nota “amarillista” dicen quienes dependen de algún modo del triángulo formado por el INDE, la academia González y PROBEIS. Todo queda en familia.

Cuando se compra por arriba de los 347 mil pesos, el instituto debe abrir un proceso de licitación, proveedores que presentan propuestas de material, precio unitario, tiempo de entrega, todo ello para poder erogar el recurso que no es de un particular, sino de los contribuyentes. La justificación para comprar los uniformes, nuevos en su color, a un proveedor de Tijuana de manera directa, fue que los juegos deportivos CONADE se adelantaban, de manera significativa claro, pues ese podría ser un motivo para que los tiempos “no dieran”. Lo curioso es que ya habían decidido quien proveería de los uniformes 15 días antes de que se hiciera oficial el “significativo” cambio de fechas de la anteriormente llamada olimpiada nacional.

De la empresa que elaboró los uniformes no hay datos ni en el registro público de la propiedad y el comercio, ni en el IMSS.

El dictamen del comité de adquisiciones tiene una imprecisión enorme. El documento dice que la reunión para aprobar la adjudicación directa se dio el 24 de enero a las 10:30 am y que el elemento más importante para decidir fue la convocatoria emitida por CONADE el 05 de febrero. Así como se lee. Es como si usted pidiera ausentarse por incapacidad, 15 días antes de que se enferme. Ni el mismísimo Marty Mcfly pudo haber representado esa escena.

Ahí le van algunas preguntas que no he podido responder. Si el 24 de enero sesionó el comité de adquisiciones y el abanderamiento para el que urgían los uniformes se llevaría a cabo el 04 de abril, acaso no hubiera habido tiempo suficiente para licitar, digo, restaban 70 días y el proveedor elegido y beneficiado se comprometió a entregar los uniformes en 30. Por qué no se abrió la licitación desde antes del 24 de enero, total ya sabían en el INDE que habría, como se ha hecho desde hace más de 15 años, un evento nacional deportivo en categorías infantiles y juveniles. 

El otro tema que llama la atención es la compra por más de 400 mil pesos en suplementos alimenticios a una empresa de Tecate. También de manera directa, con el argumento de que son “’únicos” en el mercado, la dependencia estatal compró proteína en polvo, creatina monohidratada, multivitamínicos y otras sustancias de la marca Fit Soul. Lo cierto es que la fórmula no tiene nada de ‘’única” o “especial”, pues si se contrasta con otras en el mercado, se puede constatar que la diferencia pueden ser unos cuantos gramos por porción o el sabor del producto, nada que justifique una adjudicación directa.

Vamos también viendo eso de que “estos” productos garantizan el que en las pruebas de dopaje el atleta que los consuma no da positivo. Pues bien, ni consumiendo estos ni cualquiera de los otros en el mercado, se daría positivo en dopaje, pues las sustancias que las componen no aparecen en la lista de la World Antidoping Agency (WADA). De tal suerte que la garantía de no dopaje, es una verdadera excusa.

Lo último y que me parece insólito, pues no tengo antecedente de ello, es la firma del Dr. Carlos Moisés Jiménez Amaro, coordinador del área médica del CAR en Tijuana y quien avala, con firma e imagen del centro que pertenece a una institución pública, el producto de un particular.

Claro que hay pastas de dientes avaladas por algún organismo colegiado de odontólogos o cremas corporales recomendadas por asociaciones de dermatólogos, pero que un funcionario público con firma expresa e imagen de la institución pública, avale un producto de un particular, es algo que no había visto.

Asignaciones directas con tiempo más que suficiente para licitar. Reuniones en las que se presentaron documentos que venían del futuro. Productos únicos en el mundo hechos en Tecate. El INDE comprando miles y miles de pesos en suplementos que el propio INDE avala. No lo sé. Me parece raro. Muy raro. Claro, el derecho de réplica siempre está presente.

Continue Reading

Las más leidas