Connect with us



Columnas

RÉPLICA

Published

on

Archivo




Ensayo sobre la ceguera (argumentativa)

 “Quantos cegos serão precisos para fazer uma cegueira”.

  • José Saramago

“Entonces, para qué sirve la utopía”. Para eso, sirve para caminar.”

  • Eduardo Galeano

La misma mesa de siempre, pegada al muro de la derecha en donde, si hay la necesidad de batería extra, la solución está al alcance del brazo. Arjona de fondo, primera vez en este sitio ya común para tomar el café vespertino, obscuro, sin endulzar el sabor que es preciso para una tarde en la que la amenaza de lluvia no ha llegado a cumplirse.

En el espejo ya no hay el ímpetu de hace diez o doce años, en cambio hay una selección de batallas, quizá por la falta de resonancia en tantos tópicos pretéritos, el cansancio disfrazado de madurez, prudencia o tal vez sea porque como expresó José Martí, “viví en el monstruo y le conozco las entrañas”.

Las redes sociales no crearon, desnudaron lo que se observa en el ánimo colectivo. Ganarán pocos. Perderán muchos más.

Después de estar en cuarentena, los ciegos demostraron que el padecimiento mayor no era la niebla blanca que impedía ver, esa discapacidad física y repentina que derivó en algo mayor, la falta de valores sociales que permitían, claro, con excepciones propias de la necesidad extrema o el interés común que solo puede ser de uno o unos cuantos, la interacción más o menos ordinaria entre las personas.

Siempre he tenido una fascinación por descubrir qué hay detrás de un por qué. Tallar los ojos, morder el armazón de los lentes, dar un sorbo al café, todo ayuda a encontrar respuestas a estas alturas de la noche en la que ya se escuchan las amenazas hechas realidad de la tercera tormenta de lluvia en menos de medio mes.

El argumento y la razón tratan de permanecer a flote, se aferran a los últimos remanentes de la embarcación en medio de una tormenta de descalificaciones y adjetivos personalísimos, sarcasmo y respuestas que no se sostendrían ante el más ligero viento, soplo, del escrutinio racional. La polarización que vivimos como sociedad, ha llegado a muchas partes y el deporte no ha escapado de ella.

“Quieres que te diga lo que estoy pensando. Dime. Creo que no nos quedamos ciegos, creo que estamos ciegos. Ciegos que ven. Ciegos que viendo, no ven.”

*El autor es Licenciado en Actividad Física y Deporte por la UABC. Fue responsable de deporte asociado en el Instituto del Deporte de Baja California. 

Columnas

RÉPLICA

Published

on

Fernando Ribeiro/Archivo




Por Fernando Ribeiro Cham

La confesión que no se dice.

“Aprovecharemos todo lo que la pandemia del COVID 19 nos ha enseñado, para evitar cometer los mismos errores como sociedad, que nos han llevado a ello. Para ello contaremos con una nueva asignatura llamada vida saludable”.

– Esteban Moctezuma Barragán, Secretario de Educación del gobierno federal

Si al secretario Moctezuma el COVID 19 le ha enseñado el gravísimo problema de enfermedades asociadas al sedentarismo que rayan en más del 60% de las comorbilidades presentes en casos de hospitalización o la falta de cultura sobre el uso, cuidado y preservación del organismo, función intrínseca de la educación física, me preocupa.

¿Apenas lo ve, secretario? La declaración me resulta increíble pues además de que bajo su tutela se encuentra la educación física en todo el país, también lo está la cultura física poblacional que promueve el estado mexicano a través de la Comisión Nacional de CULTURA FÍSICA y Deporte (CONADE), misma que por cierto, no se ha pronunciado sobre los distintos esfuerzos que han hecho organismos y profesionistas en la materia sobre el detrimento de la salud pública y la posibilidad de reabrir actividades físicas recreacionales o deportivas y que por el contrario, quizá lo más recordado de este organismo en la etapa de confinamiento, fue aquella infografía que minimizaba riesgos e instaba a salir, en clara contradicción a lo dispuesto por el Consejo General de Salubridad. Vaya pues un consejo a quien la pandemia le ha abierto los ojos, al alcance de un click, podrá encontrar la información respecto a los hábitos, usos y costumbres que han abonado a la pandemia en la que los picos se alcanzan solo para divisar que hay uno nuevo a la vista. Aquí el enlace https://ensanut.insp.mx/

Volviendo a lo medular, vale la esfuerzo preguntarnos sobre el alcance de la educación física como medio posterior para la cultura física personal y colectiva que, si no es llevada a la praxis, queda entonces como mera información de una asignatura menguada por distintas circunstancias. Parafraseando al célebre pensador cubano, José Martí, digamos que “conozco al monstruo, pues viví en sus entrañas” y ello me obliga a clarificar lo siguiente, con maestros que reciben su sueldo con las mayores penas que pueda imaginar, que tienen que trasladarse centenares de kilómetros para impartir un par de clases, resulta, además de ingrato, poco racional el responsabilizar de la poca permeabilidad de la educación física en el alumnado, a quien instruye en dicho oficio.

A continuación presento algunos gráficos que nos llevan a concluir que a la educación física le hemos fallado muchos y en mucho.

1.- La asignatura se impartió o quizá sigue impartiéndose por personas sin el conocimiento estructurado de manera formal que coadyuva a delimitar un perfil. En esto puedo hablar por experiencia propia, pues al menos en una parte de mi educación básica, la asignatura la cursé, si es que a ir al campo a jugar futbol se le puede atribuir dicho adjetivo, gracias a la siempre amable disposición del conductor del camión escolar, quien seguramente también disfrutaba de hacer rodar el balón como nosotros.

Mea culpa, omití mencionar que los gráficos son producto de una encuesta sobre percepción, que claro está, puede diferir de la realidad, sobre la educación física poblacional. Prosigamos, amable lector.

2.- 7 de cada 10 encuestados afirmaron percibir que el conjunto escolar le daba menos importancia a la asignatura de educación física en comparación con otras tales como el español, las matemáticas u otra. Esto en la actualidad es un hecho que a todas luces es incentivado por la política pública que emana de criterios evaluativos, puesto que lo relevante radica en la capacidad de lectoescritura y razonamiento matemático. Aunque soy un ferviente creyente de la necesidad de evaluar una política pública por parte de un externo (y si es autónomo mejor), jamás llegué escuchar al INEE pronunciarse sobre la trascendencia de evaluar los aprendizajes esperados en la educación física.

3.- Las respuestas a la tercera pregunta resultan ilustrativas. Reitero, el cuestionario tiene que ver con la percepción, pero es interesante que el doble de personas respondieran haber tenido poco aprendizaje sobre la materia, respecto a quienes afirmaron que lo aprendido fue bastante. Hay todo un cúmulo de posturas que pueden derivarse de esta percepción, como ejemplo basta suponer que no se tiene un discernimiento sobre lo que se debió aprender y hoy se cree no se logró.

4.- Tal parece que el aprendizaje en materia de educación física se circunscribe a la práctica deportiva, pues más de la mitad de quienes contestaron afirmaron que este componente del extenso universo temático que puede y debe desarrollarse, es lo que recuerdan haber aprendido y aquí es válido decir que pudieron elegir más de una opción descrita. Una quinta parte de quienes respondieron dijeron que su aprendizaje comprendió áreas tan diversas como las destrezas motrices, el cuidado corporal, la práctica deportiva e incluso aspectos axiológicos que emanan de la convivencia social y el esfuerzo personal o colaborativo.

5.- Si la percepción es que dentro de las paredes de la escuela el propio colectivo ha diferenciado la relevancia de la educación física respecto a otras asignaturas, lo cierto es que ello puede trasladarse al elemento del tridente que hasta ahora había quedado excluido, el familiar y más de la mitad de quienes respondieron afirmaron que perciben que sus padres o tutores le daban nula o menor importancia a la educación física en contraste con otras asignaturas.

Llegamos a sitios comunes, la importancia de la transversalidad, el decoro de la asignatura, el incremento de la carga horaria.

He aquí uno de los graves problemas existentes, no existe un paralelismo legislativo que construya un puente entre la educación física y su propósito final, la cultura física poblacional. No lo hay. He aquí un segundo problema, la falta de mapa que nos permita contrastar opiniones sobre lo que hace para navegar al destino deseado, pues al día de hoy no hay programa nacional de cultura física.

De entrada hay un mensaje preocupante y es que los responsables de la cultura física no parecen tener injerencia alguna en las medidas de salud pública que se dictan a nivel federal, estatal o municipal. Si la cultura física fuese considerada como prioridad, habría una silla en la mesa de la toma de decisiones. Esta es la asignatura pendiente del gremio, que en su mayoría, no en su totalidad, ha estado ausente de la opinión pública argumentativa.

Mayúsculo reto supone una pandemia de salud pública que quedará presente cuando la del COVID 19 aminore o sea erradicada y lo digo porque somos físicamente cultos cuando contamos con una educación previa, educación que al menos en la percepción tiene una menor relevancia, lo mismo en el entorno escolar, que en el familiar y e

Continue Reading

Columnas

RÉPLICA

Published

on

Fernando Ribeiro Cham/Archivo




Por Fernando Ribeiro Cham 

La tetratransformación del deporte

¿Ven ustedes todo esto? Pues les aseguro que aquí no quedará ni una piedra sobre otra”.

Mateo 24:2

“Recibimos la caca del pasado”

Director o directora general de CONADE, sexenio 2024 – 2030

De prisa, cual carrera que se va en menos de que el segundero rote sesenta veces, así se precipita el sistema deportivo mexicano, lo que queda de el, las sillas que rodean la mesa donde las decisiones no son plasmadas con finura en el lienzo de la política pública deportiva. Amputemos el pasado, pues del pasado vienen los males. ¡Oh sublime neoliberalismo deportivo!, tus eslabones son prueba fidedigna de la corrupción que imperó y de la que Ana fue víctima, quien con su llegada per se, socavaría con el polvo que es barrido de forma descendente.

No concibo, la racionalidad no se sostiene cuando quien coronaba su sien con laurel, ha pasado del “me retiro, son muchos años de impunidad”, al constante citatorio para defender su administración.

En los meses que lleva al frente del organismo, hay aspectos muy puntuales que destacan, el “bajar la vara” estatutaria para su arribo, la nula planeación ejemplificada en la ausencia del programa nacional de cultura física y deporte, las investigaciones de la auditoría superior de la federación que solo se comparan en cuantía a las “hechas” a Bártlett y un sinfín de declaraciones que van desde la referencia a las heces fecales expulsadas de las vísceras pretéritas hasta el llamado a no prostituirse por unos cuantos pesos, tan apremiantes cuando el recurso ejercido es uno de los más bajos en los últimos diez años.

La esperanza de algunos de ver en una semejante a ellos, la posibilidad de la empatía como forma de desarrollo, se diluye precipitadamente, en cada declaración, en la falta de postura ante la intención de desaparecer el FODEPAR, ese ente que en las entrañas la reconoce a ella como una sospechosa de su malversación. Hoy quienes vitoreaban el arribo, son dique ciudadano.

El deporte ha sido ninguneado en lo que va del sexenio. Cero segundos, ni un ápice de mención en el reciente informe presidencial, que tenía como elemento adicional la postergación de los olímpicos y con ello la paralización temporal de anhelos deportivos.

El presupuesto 2019 propuesto por el ejecutivo federal, que tuvo que ser enmendado incluso por sus “opositores”, era el más bajo en 10 años y de considerar la cultura física y el deporte como parte de la “nueva política económica”, ni un esbozo. El diamante y las costuras de la pelota son la unidimensional cara de un proyecto sin tinta plasmada ni acciones ejecutadas.

Dejo el siguiente espacio para que usted anote lo más sobresaliente del inicio de la tetratransformación del deporte mexicano. Siéntase en la libertad de escribir el número de caracteres que considere, no hay límite. Adelante.

Continue Reading

Columnas

APUNTES PERDIDOS

Published

on

Archivo




Por Marco Antonio Domínguez Niebla

Es que…

Al reportero no se le daba eso de escuchar y publicar así como así, a las ciegas, para ganar likes o exclusivas al paso del tiempo convertidas en humo. Lo que se le daba era revisar los antecedentes de quienes prometían y ofrecían proyectos majestuosos para abonar a la productividad de una ciudad a la que en realidad llegaban a hacer negocio. Fue así que recordó al reaparecido empresario promotor de una cosa llamada Silvestres de Fierro (o algo así), una década atrás, cuando aseguró que ese equipo jugaría en la liga con proyección al máximo circuito. Al final, esa franquicia cuyo nombre parecía una broma, terminó precisamente como eso, con argumentos tales como: “Es que la federación pidió… es que las franquicias vecinas se quejaron… es que…”. Nueve años después, el mismo empresario regresó con una de las franquicias aspirantes a formar parte de un nuevo circuito independiente. Le contó al reportero, a grandes rasgos, lo que eran organismo y equipo cuando se encontraron en un café de la ciudad. Recordaron lo de Silvestres y fue extendida la invitación para la cobertura de una rueda de prensa con los titulares de la nueva liga. El reportero acudió, pero durante esa comparecencia no fue entregada información siquiera suficiente para presentar material de interés, pues los dirigentes no revelaron absolutamente nada porque tendrían otra rueda de prensa (la buena) días después en una ciudad con mayor arraigo deportivo. “Es que los detalles… es que falta la confirmación de franquicias… es que…”. El propietario del equipo de la ciudad indicó aquella vez que su sede sería la misma que buscaba la década pasada, un estadio todavía a media construcción, asunto que al paso de los meses seguía sin certezas ni contratos de por medio. “Es que el patronato que lo administra… es que sólo falta la firma… es que vamos a invertir… es que…”.  Y admitió en dicha rueda de prensa que estaba en pláticas con dos figuras internacionales, ambos campeones en su momento con prestigiosos equipos, mientras que como técnico anunció a un veterano en la materia. A meses de aquello ni los jugadores ni el técnico. “Es que uno tiene un contrato con otro equipo… es que el otro no está en ritmo… es que el entrenador ya está grande y no puede viajar… es que un periodista fue quien soltó la noticia… es que mejor nos vamos con puros nacionales… es que…”. Otro capítulo mereció su escudo, con una primera versión copiada de un mítico plantel europeo y luego puesta a concurso con un ganador que luego fue rectificado para darle el triunfo a otro participante. “Es que necesitábamos presentar algo de urgencia… es que para nosotros era el mejor… es que la afición pidió el otro… es que…”. La última noticia bomba apuntaba al área deportiva de su estructura dirigencial con el anuncio de que dicha tarea estaría a cargo de un legendario seleccionado nacional. Y es que… hasta aquí la historia.

*El autor es colaborador de AGP Deportes.

Continue Reading

Las más leidas