Connect with us






Columnas

APUNTES PERDIDOS

Published

on

Archivo






Por Marco Antonio Domínguez Niebla

Es que…

Al reportero no se le daba eso de escuchar y publicar así como así, a las ciegas, para ganar likes o exclusivas al paso del tiempo convertidas en humo. Lo que se le daba era revisar los antecedentes de quienes prometían y ofrecían proyectos majestuosos para abonar a la productividad de una ciudad a la que en realidad llegaban a hacer negocio. Fue así que recordó al reaparecido empresario promotor de una cosa llamada Silvestres de Fierro (o algo así), una década atrás, cuando aseguró que ese equipo jugaría en la liga con proyección al máximo circuito. Al final, esa franquicia cuyo nombre parecía una broma, terminó precisamente como eso, con argumentos tales como: “Es que la federación pidió… es que las franquicias vecinas se quejaron… es que…”. Nueve años después, el mismo empresario regresó con una de las franquicias aspirantes a formar parte de un nuevo circuito independiente. Le contó al reportero, a grandes rasgos, lo que eran organismo y equipo cuando se encontraron en un café de la ciudad. Recordaron lo de Silvestres y fue extendida la invitación para la cobertura de una rueda de prensa con los titulares de la nueva liga. El reportero acudió, pero durante esa comparecencia no fue entregada información siquiera suficiente para presentar material de interés, pues los dirigentes no revelaron absolutamente nada porque tendrían otra rueda de prensa (la buena) días después en una ciudad con mayor arraigo deportivo. “Es que los detalles… es que falta la confirmación de franquicias… es que…”. El propietario del equipo de la ciudad indicó aquella vez que su sede sería la misma que buscaba la década pasada, un estadio todavía a media construcción, asunto que al paso de los meses seguía sin certezas ni contratos de por medio. “Es que el patronato que lo administra… es que sólo falta la firma… es que vamos a invertir… es que…”.  Y admitió en dicha rueda de prensa que estaba en pláticas con dos figuras internacionales, ambos campeones en su momento con prestigiosos equipos, mientras que como técnico anunció a un veterano en la materia. A meses de aquello ni los jugadores ni el técnico. “Es que uno tiene un contrato con otro equipo… es que el otro no está en ritmo… es que el entrenador ya está grande y no puede viajar… es que un periodista fue quien soltó la noticia… es que mejor nos vamos con puros nacionales… es que…”. Otro capítulo mereció su escudo, con una primera versión copiada de un mítico plantel europeo y luego puesta a concurso con un ganador que luego fue rectificado para darle el triunfo a otro participante. “Es que necesitábamos presentar algo de urgencia… es que para nosotros era el mejor… es que la afición pidió el otro… es que…”. La última noticia bomba apuntaba al área deportiva de su estructura dirigencial con el anuncio de que dicha tarea estaría a cargo de un legendario seleccionado nacional. Y es que… hasta aquí la historia.

*El autor es colaborador de AGP Deportes.







Advertisement
       
Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Columnas

RÉPLICA

Published

on







Por Fernando Ribeiro Cham

Es casi una experiencia religiosa

A inicios de año me entró en la cabeza correr un maratón. En aquellos días de enero había una sensación de que de alguna manera se iban a poder cubrir los otros 21 kilómetros que ya había terminado antes, la última vez en el medio maratón de Mexicali. Fácil pensarlo, difícil transitarlo.

La preparación se fue postergando, dejaba pasar los días para poder cumplir este compromiso o aquel otro. Empiezo después de mi cumpleaños, después un viaje u otro y los días del
calendario se despedían uno a uno.

Elegí el maratón de San Luis Potosí, el Tangamanga, porque de forma ilusa pensé que la altitud no sería un problema. “800 metros sobre el nivel del mar”, dije, sin caer en cuenta que la ruta mediaba entre los 1,800 y los 2,000. Error.

Además, no podía alargar la preparación para correr el de Monterrey o el de Mexicali.

Empecé a entrenar, salía a eso de las 12 del mediodía o a las 2 de la tarde, cuando el sol estaba en el punto más alto, porque quería enfrentarme al cansancio adicional que representa el calor.

Correr es una actividad solitaria. En alguna forma es el diálogo interno, la meditación mientras se pone un pie delante del otro.

Un maratón son 105 vueltas a una pista de atletismo, es, para quienes somos de aquí de Ensenada, aproximadamente correr del 7 eleven de Playa Hermosa a la caseta de San Miguel, ida y vuelta, dos veces.

Es un reto “maratónico”. Hice un cálculo y es como jugar unos 7 u 8 partidos de básquet de forma consecutiva. La preparación iba bien, hasta que en un domingo en el que corrí 21 kilómetros, apareció una inestabilidad en mi rodilla izquierda.

“Tendinopatía en el tendón rotuliano”, sentenció el doctor José Ramón Fernández, a quien le debo, a él y a su equipo, una gran parte del haber llegado a la meta. “Doc, lo que se tenga que hacer, pero no puedo detenerme, ni voy a faltar a la carrera”.

Carreras de menos kilometraje, cuidar la rodilla, terapias casi diarias y una última prueba de 31 kilómetros que decidí hacerla en la pista por dos razones – sí, 75 vueltas a la pista – una la rodilla que estaba entre algodones y dos, la necesidad de tener como acompañante a la soledad y la monotonía que aparece en varios trayectos de una carrera de fondo, donde no hay nadie enfrente ni atrás.

Hay una especie de ritual del corredor de fondo que incluye la compra de tenis especiales, la ropa, leer acerca de la prueba, escuchar videos, consejos, elegir el gel energético, en fin, es como una metamorfosis kafkiana, pasar a ser un corredor.

Quizá por haber sido mi primer maratón, había una necesidad de compartir todo. Entré a un grupo de corredores que harían la prueba, miraba las rutas, el conteo de días, era una sensación de estar en algo que no es para todos. Una especie de club selectivo de quienes desean conocer si son capaces de cubrir la distancia mítica de aquel que tras dar el aviso del invasor que se aproximaba, desfalleció.

El día de la carrera llegó y la expectativa era muy emocionante. Playlist elegido, el reloj inteligente ya preparado, las agujetas con doble nudo y el último trago al suero.

Arrancamos y la sensación de los primeros kilómetros fue bastante satisfactoria, pero llegó el adoquín, esa estructura de piedras que irrumpe en el corazón de ciudades con un pasado colonial.

Era como ir bajando cerros, pasos cortos, ángulos no propicios para ampliar la zancada y una carga adicional en los cuádriceps para cuidar las rodillas. Pagaron unos por otros. En el kilómetro 24 o 25 el cansancio era mucho. Los extensores de la cadera habían resentido los kilómetros de adoquín, pero de alguna forma, este dolor se había pensado, lo había imaginado y no era una novedad, aunque su aparición, más temprana que tardía, representaba un reto adicional.

Correr un maratón es casi una experiencia religiosa, recuerdas tus sacrificios, observas el horizonte, suplicas, pones un pie adelante, te limpias el sudor, pones otro pie adelante, sufres, ríes, vuelves a sufrir, aparece el dolor, las ganas de mandar todo a la fregada, después el recuerdo del porqué estás participando.

Más dolor, más calor, cambias la canción, piensas en terminar, en la satisfacción de llegar y después viene más dolor. Un maratón es el deseo de sentirte vivo cuando la energía se agota, cuando el físico pide a gritos detenerte.

Benditos los hombres y las mujeres que te aplauden en un momento solitario. Gratitud hacia quienes te ofrecen una naranja o un vaso de agua cuando el punto de hidratación no se ve cerca.

Parece ilógico, pero un maratón es una prueba tan solitaria en la que vas acompañado de muchos, de extraños, de samaritanos que te ven en una condición desgastada pero con la ilusión intacta.

Llegué a la meta. Las piernas no pueden moverse de forma uniforme. Medalla en cuello y chamarra puesta. Alegría, satisfacción. Se ha logrado. No sé si vuelva a correr una distancia así, pero ya lo he hecho y es algo que nadie te puede quitar.

Hay tantas personas a las que les debo agradecer. Ustedes lo saben. Yo lo sé.

Gracias infinitas. Lo terminamos.







Continue Reading

ATLETISMO

RÉPLICA

Published

on







Por Fernando Ribeiro Cham

Correr bajo protesta

Aun no tengo claro si correré el medio maratón de Ensenada, esa justa que debió hacerse en mayo, con motivo del aniversario del municipio, pero que se ha recorrido hasta agosto y no lo he decidido porque todavía tengo presente lo que pasó la última vez, cuando se cobró, por vez primera, para ayudar en la reparación de la pista del Sullivan, una que ya estaba muy lastimada y que necesitaba del apoyo de todos, al menos eso se decía en la última de las varias administraciones que tuvo el INMUDERE en los tiempos de Novelo.

El cochinero de trabajo que resultó la reparación, fue olvidado con la llegada de la inversión de una empresa trasnacional asentada aquí. Pista nueva, olvidado el tema y eso me pareció tristísimo, porque de 150 pesos en 150 pesos, que costó la inscripción para la edición 2019, se juntaron 272 mil pesos, más de un cuarto de millón de pesos.

De entrada desconozco si el monto de la inscripción, por ser un ingreso de la paramunicipal, fue aprobado por su junta de gobierno, posteriormente por el cabildo y finalmente por el congreso como parte de la ley de ingresos del ayuntamiento, so pena de que ello haya estado fuera del marco legal, pero hay algunos datos que con el cuidado de preservar lo que disponen las normas en materia de datos personales y claro, la presunción de la inocencia, puedo compartirles después de una plática, que agradezco, con personal de sindicatura municipal.

Primero, la obra ejecutada, “reparación y recubrimiento de la pista atlética de la unidad deportiva Juan Abelardo Rodríguez Sullivan”, tuvo un costo de 523 mil 800 pesos, de los cuales más de la mitad fueron aportados por los corredores.

La investigación que inició sindicatura, posterior a una auditoria en donde “se encontraron indicios de irregularidades administrativas”, dio cuenta de una serie de situaciones que en alguna medida, deben ser del conocimiento de la comunidad atlética y aquí los menciono:
– No se cumplió con la medida de 15 milímetros de grosor establecidos como unidad homologada para la reparación de la pista.
– No se encontró concluida la obra, a pesar de que la empresa recibió tres pagos que en conjunto dieron 474 mil pesos, de un total de 523 mil que costaba la “reparación”.
– A menos de un par de meses de haberse “reparado”, sindicatura encontró evidencias de que el caucho instalado se había desprendido.
– No se instaló el recubrimiento al que el proveedor se había comprometido mediante contrato.

– No se pintó con pintura color terracota y no se delinearon los carriles con  color blanco que debieron haber dado un total de 2,450 metros.
– Lo más grave, aunque se estableció un tiempo de duración, no se le obligó a la empresa ejecutora a garantizar una fianza mediante una póliza, es decir, que si la obra quedaba mal, no había una garantía.

Sindicatura concluyó en que existían faltas consideradas como graves en la ley de responsabilidades administrativas de los servidores públicos, especialmente por “haber autorizado el pago de trabajos ejecutados con deficiencias constructivas”, lo que se considera, como lo comenté una falta grave de acuerdo al artículo 54 de la ley en mención.

El tema se encuentra ya radicado, es decir, aceptado, en la Sala Especializada en Combate a la Corrupción del Tribunal Estatal de Justicia Administrativa. Lamentablemente, por pandemia o por tortuguismo burocrático, allí sigue sin caminar. Ya habremos de conocer del propio tribunal, el estatus actual del expediente 97/2020/SERA.

Es probable que corra el medio maratón de aquí, aunque me hubiera gustado que el costo fuese más empático con el agravio que vivió la comunidad atlética.

Confío en que la cuota de este año se utilizará de forma correcta y transparente.

Conozco a Víctor, el actual director y sé que es un tipo serio al que le está tocando lidiar con “situaciones complejas”, como él mismo lo ha dicho.

Quizá el próximo año el costo pueda reducirse y no sea este evento, el más costoso de los medios maratones en el estado.

Por lo pronto seguiré meditando el correr, claro, si lo hago, será bajo protesta, en solidaridad con una comunidad que parece no haberse sentido agraviada o que al menos no lo expresa.

Quizá les sobre la prudencia que a mí me falta.







Continue Reading

Columnas

EDITORIAL: Los dejaron vivos

Published

on

EDITORIAL: Los dejaron vivos






Los dejaron vivos

Por Marco Antonio Domínguez Niebla

En cualquier otro caso, el ganador se iría feliz.

No si enfrente está el Madrid.

O al menos el actual Madrid, el de Ancelotti.

El Manchester City de Guardiola pudo ganar por tres. Pero sólo lo ganó por uno. Cuatro a tres. Y así va al Bernabéu.

Ya contra el PSG en su cancha, el Madrid lo dio vuelta en octavos cuando perdía por dos.

Y contra el Chelsea le habían dado vuelta, y luego ellos la dieron, para terminar instalados en la semifinal cuya ida se disputó hoy.

Los goles de De Bruyne y Gabriel Jesus a los 10 minutos de juego, en otros casos, habrían sido lapidarios.

No en este caso. Como les digo, enfrente estaba el Madrid, el Madrid de Benzema, que metió la primera que tuvo.

Y otra vez el City por dos con el gol de Foden. Y otra vez el Madrid contestando el golpe de inmediato con una gran jugada iniciada y culminada por Vinicius Junior, que se comió a su paisano Fernandinho y devoró metros hasta meterla.

Y otra vez el City por dos con el golazo de Bernardo, y otra vez el Madrid acortando al mínimo con un penal hecho por Benzema a lo Panenka.

Lo mejor, a pesar lo tanto bueno que vimos hoy, vendrá el miércoles de la próxima semana.

El City con ventaja. Pero solo de un gol. Y eso, frente a este Madrid, el Madrid de Benzema, que hace todo bien, parecería poco.

Ya veremos.

Mañana toca Liverpool contra Villarreal.

Disfrutemos.

Son tiempos de semifinales, lo mejor de la Champions.







Continue Reading

Viajes Kinessia

www.afntijuana.info

NAVA TENIS DEPORTIVOS

Patrocinadores

Restaurant Mariscos Bahía de Ensenada

Las más leidas