Deportes

Beltrán Ramonetti, el ingeniero que instaló las bases del taekwondo mexicano, regresa para rescatar Inmudere

Roberto Beltrán Ramonetti, subdirector de Inmudere/Alejandro Zepeda




Ensenada, Baja California.- Roberto Beltrán Ramonetti ha regresado a su ciudad natal para “tratar de rescatar” el Instituto Municipal del Deporte y Recreación de Ensenada (Inmudere), dependencia que, él mismo admite, se encuentra en “situación crítica”.

Por ocho años, de 2001 a 2009, el nombre del hoy subdirector de desarrollo del deporte de la paramunicipal trascendió como presidente de la Federación Mexicana de Taekwondo, periodo durante el cual entregó dos medalla de oro, una plata y un bronce en Juegos Olímpicos.

“(La directora) Laura (Marmolejo) me invita, le debo mucho a Ensenada, amo al deporte y pienso que puedo aportar algo para mejorar el deporte de mi ciudad, no sé cuánto, pero creo que puedo ayudar a que esto mejore”, dijo.

“Lo mío es el alto rendimiento y no vengo a eso, pero espero hacer algo por los atletas ensenadenses, trabajando para tratar de rescatar el Inmudere porque hay mucho por hacer y la situación no está fácil”, reconoció.

Incluso, el Ingeniero Beltrán Ramonetti calificó como “crítica la situación actual” frente a la falta de un subsidio y recursos que han hecho difícil incluso el pago de nómina al personal, así como la atención de las unidades deportivas existentes en el muncipio.

“Encontramos un equipo de trabajo con mucha experiencia. Hay carencias y mucho trabajo de planeación por hacer, tomar decisiones, estando seguro de dónde vamos y cuál es el objetivo”, estableció, tal como lo hizo durante nueve años al frente del taekwondo nacional y diez al frente del nacional.

De su andar por el deporte, el primer recuerdo se halla en El Sauzal de Rodríguez donde acompañaba a un primo a jugar beisbol. Más tarde, en sus años como estudiante de la secundaria Héctor A. Migoni, el legendario José “Prieto” Soto lo guió hasta dominar las distintas modalidades de atletismo en la unidad deportiva Sullivan. “He jugado todo, menos rugby y futbol americano”.

Aún estaba por conocer, ya en sus veintes, las artes marciales, a través del Lima Lama y más adelante el taekowndo, deporte en el que llegó hasta cinto negro como practicante, y también a árbitro internacional y presidente de la asociación de Baja California y la federación mexicana.

“Volteé al taekwondo y no fallé”, refirió en torno a su trayectoria destacada como árbitro dirigiendo combates entre los mejores del mundo, así como dirigente fundamental en el desarrollo de México, hoy convertido en país potencia mundial de la disciplina.

Para empezar, replicó lo hecho en Baja California implementando una ampliación en los horarios de las sesiones de entrenamiento y un intercambio para competir con otros países a manera de fogueo. 

De su gestión, sobre todo, valoró el contacto con el español Ireno Fargas, “el entrenador no coreano con la mayor cantidad de campeones, 16 internacionales y cuatro olímpicos”, bajo quien se formó, entre otros, María del Rosario Espinoza, “a quien aún seguimos disfrutando”.

 “Para mí una gran experiencia cantar dos veces el himno nacional en unos Juegos Olímpicos”, expresó.

Roberto Beltrán Ramonetti cumplirá un mes en la estructura de Inmudere, el viernes 1 de noviembre, como principal colaborador de la directora Laura Marmolejo.

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

To Top