Deportes

Especialistas pronostican lo de mañana en Atlanta: Patriots o Rams

NFL




Este domingo habrá campeón en la NFL.

La experiencia de Patriots contra la juventud de Rams.

Cuatro periodistas especializados en futbol americano opinan sobre lo que vislumbran la tarde dominical en Atlanta.

Tony Álvarez, corresponsal de ESPN en Tijuana y analista de Cadena Deportes

Mi favorito es Patriots, si bien la secundaria y, en general la defensa de Rams no es como la de Chiefs (ni como la de Chargers) y le creará problemas a Tom Brady y al ataque terrestre, los pases cortos serán suficientes para mover la bola y generar puntos. La defensa de New England va a contener a Jared Goff por aire y a Todd Gurley y CJ Anderson por tierra y será complicado ir profundo por la presión de la línea. Será un juego cerrado pero es difícil ir en contra de Bill Belichick y su staff de coaches.

Tony Angulo, periodista del Semanario ZETA

Patriotas favorito para llevarse el anillo del Súper Bowl.

LIII La edición LIII del Súper Bowl que se disputará este domingo 3 de febrero en el estadio Mercedes Benz de Atlanta será para los Patriotas de Nueva Inglaterra que deberán marcar la diferencia en base a su experiencia en este tipo de partidos, donde se disputa el trofeo Vince Lombardi. Los “Pats” con Tom Brady en los controles y Bill Belichick en las laterales acuden a su noveno Súper Domingo, de los cuales han ganado 5 y perdido 3, por lo que los conocimientos adquiridos por ambos deberá ser importante para otorgarles el anillo sobre los Rams de Los Ángeles que apenas jugaran su tercer juego por el título de la NFL, donde se ubican con marca de 1-1. A sus 41 años Brady y Belichick de 66 años se convertirán en la dupla de pasador y entrenador más ganadora en la historia de la NFL. Pronostico: Patriotas 35-27.

Daniel Iglesias, periodista especializado en futbol americano

Cada vez estamos más cerca de la culminación de otra emocionante temporada de la NFL. El próximo domingo se enfrentarán los Patriots de Nueva Inglaterra contra los Rams de Los Ángeles en Atlanta durante el Super Bowl LIII.

Aunque es un deporte de equipo, los reflectores estarán puestos en los quarterbacks de ambos conjuntos. Por tercer año consecutivo, Tom Brady y los Patriots estarán representando a la AFC en la gran final, mientras que la primera selección del draft 2016, Jared Goff, buscará guiar a los Rams a su segundo campeonato.

Ambos mariscales se encuentran en polos opuestos de sus carreras. Brady, de 41 años en su temporada 19, jugará su novena final con un impresionante saldo a favor de cinco campeonatos por sólo tres derrotas. Por su parte, Goff, de 24 años, está en su tercera temporada como titular en la liga y este es su primer Super Bowl.

De manera similar, las carreras de los entrenadores en jefe de ambos equipos se encuentran en puntos distintos. Bill Belichick, de 66 años, dirige en Nueva Inglaterra desde el 2000 demostrando ser una de las mentes más brillantes de los emparrillados. Mientras que el joven de 33 años, Sean McVay, llegó a darle una bocanada de aire fresco al deporte en sus dos temporadas frente a los Rams.

A grandes rasgos, Nueva Inglaterra cuenta con la experiencia, mientras que los Rams tienen el dinamismo de la juventud. Aunque, en el papel los Rams cuenten con un mejor equipo, ya que invirtieron fuertemente en la agencia libre al reclutar jugadores de renombre como Ndamukong Suh y Aqib Talib y draftearon a diamantes en bruto como Aaron Donald y Todd Gurley, no me atrevo a apostar en contra de la dinastía Brady-Belichick.

Muchos daban por muerto, incluyéndome a los Patriots esta temporada. Muchos los descalificábamos por ya no aparentar ser ese equipo dominante de la década de los 2000’s. Nos dejamos influenciar por la edad de Brady y por el hecho que el joven maravilla de Kansas City, Patrick Mahomes nos tenía fascinados en la AFC.

Sin embargo, si vemos de cerca los Patriots estuvieron a una mala tacleada de Rob Gronkowski de ser el mejor récord de la AFC. El ala cerrada fue colocado como safety en la última jugada del partido de la semana 14 contra los Dolphins. Al claramente no tener vocación defensiva, el corredor, Kenyan Drake logró llegar a las diagonales para sacarles el juego en una jugada que fue bautizada como el Milagro de Miami.

Piénsenlo, si los Pats ganaban ese partido tenían el tiebreaker ante Kansas City y hubieran sido el primer sembrado de la AFC, pero al acabar con la marca de 11-5, por debajo de los Chiefs y Chargers, muchos pensamos que este sería el año del fin del imperio, pero no fue así.

En postemporada, la línea ofensiva de Brady ha estado formidable ya que no ha permitido una sola captura en dos partidos. Mientras que por parte de los estrategas, han logrado diseñar planes de juego para contener a dos súper ofensivas como lo eran Chargers y Chiefs.

Es increíble pensar que una vez más Brady disputará otro Super Bowl, cuando hago las cuentas, el quarterback comenzó a ganar Super Bowls cuando yo estaba en la preparatoria. El hombre ha desafiado al tiempo, seguido le digo a mis amigos que esto es como si Ronaldo el Fenómeno siguiera jugando y rompiéndola en Europa.

Subestimé a Brady y a Belichick, en parte por mi desprecio por la manera en que han despachado de mis Chargers, quería creer que esta temporada ya era su fin. Pero, ya aprendí mi lección, no se puede apostar en contra de estos señores y menos en postemporada.

Los Pats tienen una cita con el destino. De ganar esta franquicia estaría igualando a los Steelers de Pittsburgh como el equipo más ganador desde que se unieron las ligas de football americano, hace 53 años con 6 trofeos Vince Lombardi.

Una victoria de los Pats, terminaría de sepultar cualquier duda que Brady es el GOAT (Greatest Of All Time), el mejor de todos los tiempos, ya no habría duda de que habría superado a su ídolo de la infancia, Joe Montana.

Un Super Bowl más en el palmarés de Brady dejaría un precedente que difícilmente se iguale en un futuro cercano. Así, que aunque lo ames o lo odies, tienes que apreciar el hecho de que en nuestro tiempo de vida nos tocó ver a un dúo de quarterback-head coach dejar la barra muy alta, casi inalcanzable.

De cualquier manera, los aficionados ganaremos porque en el campo estarán todos los ingredientes para un gran juego. Así que siéntese, póngase cómodo y disfrute mientras la historia se escribe frente a nuestros ojos.

Arturo Couoh, periodista con experiencia en coberturas de Super Bowls

No están para saberlo ni yo para contarlo pero fuera de mis obligaciones laborales, soy alérgico al hecho de hablar de deportes. Las razones son interminables pero prefiero guardar discreción al respecto.

Así como la presencia de actrices, actores, modelos, músicos y una que otra celebridad en ascenso o en decadencia que circulaban a lo largo y ancho de los pasillos de los centros de prensa de la Ciudad Sede.

Sentimentalmente me inclno por los Rams. En ese equipo jugó Fred Dryer, ala defensiva que se enfrentó a Terry Bradshaw y los Steelers. Los Rams entrenados por Ray Malavasi y con la presencia de Vince Ferragamo eran un equipo glamouroso, pero que difícilmente pudo resolver un ajedrez bien planteado y trazado por un maestro sumamente virtuoso: Chuck Noll.

Cuando Dryer se retira del fútbol americano inicia una nueva vida frente a los reflectores: se convierte en actor de series policiacas y surge la leyenda de Rick Hunter, acompañado de la hermosa Dee Dee McCall, interpretada por Stepfanie Kramer. Años después los Rams emigran a San Luis, pero surgen aunque muy pocos aquellos que desearían verlos de regreso en Los Ángeles. Entre ellos se encuentra Dryer. Aún recuerdo como el la ya desaparecida XTRA Sports 690 era común escuchar el tema de la serie de “Hunter” durante la semana del Súper Bowl y entonces sabíamos que Dryer se paseaba por los pasillos del Radio Row y era entrevistado.

Al hablar de Chuck Noll y compararlo con Bill Belichick, en el caso de Patriotas podemos decir que son dos épocas distintas. Pero al mismo tiempo creo que hay una distancia entre la tierra y el cielo.

Siento que Noll era un hombre mucho más ético. Rudo pero siempre trabajó con rectitud en todas sus decisiones. Eso fue lo que lo consagró como el mejor de la década de los 70 y vaya que también estuvieron otros genios como Tom Landry o el mismísimo Don Shula. Pero detrás de Noll también estuvo el liderazgo del “Jefe” Art Rooney y eso hizo de los Steelers un equipo de hombres y caballos de combate, de guerreros y no de estrellas. Eso nunca lo ví en los 49ers y tampoco lo he visto en los patriotas, y vaya que me gusta New England por que colecciono gorras, polos y tengo un jersey de Tom Brady, que me gusta ponerme para ir a la playa o jugar al “Dating Game”.

Matemáticamente la balanza se inclina a favor de Patriotas por la experiencia y los momios siempre a su favor, aunque los NY Giants y los Eagles de Filadelfia demostraron ya que no son invencibles. Es la revancha del Super Bowl XXXVI en la que se midieron los Patriots y los Rams en ese entonces de Kurt Warner y Mike Martz (quien ahora dirigirá al san Diego Fleet en la nueva liga primaveral de la Alianza de Futbol Americano). Esta podría ser la última vez en la que veremos a un Tom Brady a plenitud y retirarse quizá con el brazo en alto y un anillo más, aunque no con honores. Los puristas querrán ponerle siempre el asterisco al lado de sus marcas al igual que a Belichick por las controversias en torno al video espionaje y los balones desinflados, aunque hay que recordar que en los 80 había más artimañas en equipos como los Raiders, a quienes amo por su cercanía con las comunidades latinas y la gran historia etni-cultural y el fenómeno sociológico que construyeron desde su nacimiento como el equipo de los renegados con un legado que superó lo deportivo y enarboló la lucha de clases a la sombra del llamado sueño americano en un universo ricamente simbólico. Los Raiders de Lyle Alzado, Mike Haynes y de Lester Heyes se valian de todo: eran verdaderamente rudos y en ocasiones tachados de sucios en su manera de jugar que creo que si se enfrentaran a los Patriots, serían un dolor de cabeza para Brady y su línea ofensiva. Además, si bien no desinflaban balones, en los 80 el uso de Stickum (adhesivo en spray) era tan común como el de suplementos que hoy en día son considerados como prohibidos. En otros equipos como los NY Giants también hubo villanos, entre ellos Lawrence Taylor, el gran cazador de cabezas y la antítesis perfecta de Joe Montana, a quien en más de una ocasión intimidó y demostró que no era invencible. En cuanto a los Rams siento que no tiene nada que perder, pues son un equipo joven y podríamos ver desde ahora a una nueva generación, tan talentosa, virtuosa y glamourosa como aquellas por las que desfilaron Roman Gabriel, Deacon Jones, Jackie Slater, Vince Ferragamo y desde luego el “cazador”, Fred Dryer.

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

To Top