Columnas

RÉPLICA





Por Fernando Ribeiro Cham

Marco Antonio Novelo Osuna

Presente…

Cuando en Junio del 2016, ya pasadas las 10 de la noche, observé como el candidato de aquella coalición del PRI, PT, Verde y PANAL, rebasaba a la “sorpresa” independiente de Omar García y al ciudadano representante del PAN, Carlos Loyola, varios sentimientos cruzaron por la mente, pero uno lo recuerdo de manera muy vívida, fresca en la memoria del ayer. Es deportista, con él se podrá, recuerdo.

Tengo que reconocer que no sabía mucho de su trayectoria, solo que había estado en una de las universidades más destacadas en el deporte colegial del país vecino, USC, los troyanos. Quinta página de la reunión de la clase de 1982, Marco A. Novelo, se lee. El programa de tenis de la universidad del sur de California es el más laureado en la historia de la NCAA. Más de 20 títulos nacionales y otros tantos en individual, lo han convertido en el programa de tenis modelo. En ese se desarrolló el alcalde. Ese nivel de exigencia lo conoce. En 1980 y 1981, Marco Novelo recibió la distinción de portar las iniciales de su universidad, se convirtió en un “letterman”. Con él se podrá.

La historia deportiva de nuestro municipio, es una riqueza escondida, una que cada día se pierde en la memoria de círculos familiares y amistades y en la que algunas décadas están ausentes del acceso cotidiano que nos da la tecnología. La historia deportiva de nuestro municipio, es un relato que se da frente a la fogata, en la cena navideña o en la ceremonia luctuosa.

En el pasto de Wimbledon, en la arcilla de París, los arzones de Río de Janeiro, la alberca de Londres o el ring en Manila, hay huellas, hay rastros de Ensenada, partículas de sudor, de esfuerzo, incluso de sangre. Sueños que se cristalizaron y salieron desde donde la improbabilidad solo pudo ser superada por la posibilidad.

En aquella noche de junio seguramente en los ojos se miraba mi confianza en dar continuidad a lo que a “jaloneos” habíamos conseguido. Los ánimos renovados, los mismos que compartíamos en aquella mesa del café comercial, el periodista, el cronista de memoria privilegiada y quien esto escribe. Los mismos ánimos después de aquella reunión histórica, cuando lo más selecto plasmó su firma y pidió una casa para que sus logros la habitasen.

Al cabo de más de 150 días los ánimos cambiaron. La indiferencia, cuando es sumergida en dolo, tiene un efecto letal de larga duración, como fármaco de liberación prolongada. Si el director de deportes posterga, si el regidor que desprende amor por la práctica deportiva en cada discurso, miente a mansalva, con él, con el tenista, con él se podrá.

Uno entiende que en la función pública lo inmediato toma una prioridad fundamental sobre el futuro. Uno entiende que los botes llenos de basura o los interminables baches adquieren mayor visibilidad que la semilla cultural, intangible además, que seguro germinará en años.  

Es penoso recordar que un grupo de ciudadanos que dedicamos tiempo y esfuerzo en un proyecto para el municipio y en el que además están personas que rebasan las seis décadas de vida, tuvimos que mendigar una reunión con usted, con el tenista, con el que en teoría sería más fácil.

Quedan días para que concluya la administración y no, tampoco será esta la que ayude a rescatar la memoria deportiva del municipio.

Habrá que renovar ánimos. Habrá que mejorar el semblante.

*El autor es Licenciado en Actividad Física y Deporte por la UABC. Fue responsable de deporte asociado en el Instituto del Deporte de Baja California. En la actualidad encabeza la coordinación de educación física en el Sistema Educativo Estatal. También preside el consejo directivo del Salón de la Fama del Deporte de Ensenada.

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

To Top