Connect with us



Columnas

RÉPLICA

Published

on

Fernando Ribeiro Cham/Archivo




Por Fernando Ribeiro Cham 

La tetratransformación del deporte

¿Ven ustedes todo esto? Pues les aseguro que aquí no quedará ni una piedra sobre otra”.

Mateo 24:2

“Recibimos la caca del pasado”

Director o directora general de CONADE, sexenio 2024 – 2030

De prisa, cual carrera que se va en menos de que el segundero rote sesenta veces, así se precipita el sistema deportivo mexicano, lo que queda de el, las sillas que rodean la mesa donde las decisiones no son plasmadas con finura en el lienzo de la política pública deportiva. Amputemos el pasado, pues del pasado vienen los males. ¡Oh sublime neoliberalismo deportivo!, tus eslabones son prueba fidedigna de la corrupción que imperó y de la que Ana fue víctima, quien con su llegada per se, socavaría con el polvo que es barrido de forma descendente.

No concibo, la racionalidad no se sostiene cuando quien coronaba su sien con laurel, ha pasado del “me retiro, son muchos años de impunidad”, al constante citatorio para defender su administración.

En los meses que lleva al frente del organismo, hay aspectos muy puntuales que destacan, el “bajar la vara” estatutaria para su arribo, la nula planeación ejemplificada en la ausencia del programa nacional de cultura física y deporte, las investigaciones de la auditoría superior de la federación que solo se comparan en cuantía a las “hechas” a Bártlett y un sinfín de declaraciones que van desde la referencia a las heces fecales expulsadas de las vísceras pretéritas hasta el llamado a no prostituirse por unos cuantos pesos, tan apremiantes cuando el recurso ejercido es uno de los más bajos en los últimos diez años.

La esperanza de algunos de ver en una semejante a ellos, la posibilidad de la empatía como forma de desarrollo, se diluye precipitadamente, en cada declaración, en la falta de postura ante la intención de desaparecer el FODEPAR, ese ente que en las entrañas la reconoce a ella como una sospechosa de su malversación. Hoy quienes vitoreaban el arribo, son dique ciudadano.

El deporte ha sido ninguneado en lo que va del sexenio. Cero segundos, ni un ápice de mención en el reciente informe presidencial, que tenía como elemento adicional la postergación de los olímpicos y con ello la paralización temporal de anhelos deportivos.

El presupuesto 2019 propuesto por el ejecutivo federal, que tuvo que ser enmendado incluso por sus “opositores”, era el más bajo en 10 años y de considerar la cultura física y el deporte como parte de la “nueva política económica”, ni un esbozo. El diamante y las costuras de la pelota son la unidimensional cara de un proyecto sin tinta plasmada ni acciones ejecutadas.

Dejo el siguiente espacio para que usted anote lo más sobresaliente del inicio de la tetratransformación del deporte mexicano. Siéntase en la libertad de escribir el número de caracteres que considere, no hay límite. Adelante.

Columnas

RÉPLICA

Published

on





Por Fernando Ribeiro Cham

El túnel

No había intención alguna de escribir hoy domingo, por el contrario, el dilema de Winston al encontrarse escribiendo un diario que será sin duda la evidencia irrefutable de su culpabilidad, en esta sedicente compañía revolucionaria en contra del gran hermano, solo pudo ser interrumpida por la nota que recién leo y que habla de una asociación en defensa de mi profesión, esa tan venida a menos en los últimos días y menospreciada desde la tinta de mayor alcance, la que se derrama en la legislatura local. Es obvio que lo primero me es más grato que lo segundo, pues en alguna medida cualquier soledad le abre la puerta, aun con cierta incredulidad, a la compañía, aunque esta luzca llegar de forma tardía.

“A toro pasado” creo que el diputado Julio Vázquez, en complicidad para bien de él, por aquello de que es la “voluntad” del pueblo y no un gesto unipersonal, de quienes dirigen el deporte en sus municipios y en el estado, se ha roto la cabeza de forma innecesaria al momento de presentar una iniciativa de gran calado, claro, no solo lo positivo, objeto tan subjetivo, cimbra los cimientos, también aquello que se puede percibir como retrógrada lo hace. Lo digo porque lo más fácil era ahorrarse foros, análisis y cuanto ejercicio de raciocinio se empleó para trazar la reforma en mención y haber hecho, de forma más sencilla, una redacción que en mi opinión hubiese quedado más adhoc con la realidad vista desde hace meses y que en parte me recuerda a la estrechez, porque el túnel, por antonomasia, está supeditado a este límite de la arquitectura y la visión, esa forma ofuscada con la que Castel, el personaje de Sábato, persigue a su futura víctima, paralelismo que se da en la dirección general del INDE.

Decía que lo más fácil era haber escrito algo más o menos así, artículo 22 “al frente del INDE habrá un director general, que, para enmendar el daño al que puedan ser sujetos los niños y jóvenes de determinada disciplina deportiva, éste realizará de forma supletoria eventos estatales, garantizando que en ninguno de ellos se les sancionará, cumpliendo con ello con el derecho constitucional que más o menos se resume en let the children play y si es necesario, también estará facultado para que en los términos del código civil, promueva la creación de una asociación que obtendrá el registro del propio instituto, siempre y cuando se ciña a los criterios que disponga el propio director general”. Tentado estoy a enviarle una propuesta económica al honorable diputado, honorable es, pues honorable es el congreso del que forma parte y es que creo que la redacción que acabo de entregarle debería ser objeto de honorarios.

Hay algo sin embargo que me sigue causando escozor, la nota publicada en El Vigía, está titulada “alzan la voz profesionistas”, es decir, en plural, en ese plural tan deseado pero que no se alcanza a divisar, puesto que como sucedió en la demanda contra el nombramiento, aun hoy violatorio por aquello de que falta la aprobación del pleno, el plural parece ser más un singular, situación que no puedo corroborar y mucho menos poner en duda. Es plausible el esfuerzo del colega Iván Ramos, siempre es de celebrarse que se encienda una luz en medio de tanta obscuridad, especialmente en estos tiempos de ceguera argumentativa por doquier, sin embargo, si estas líneas llegan a él, me gustaría hacerle una recomendación, colega, te felicito por este esfuerzo que inicias, me hubiese gustado que no fuese hoy, sino hace meses, cuando todavía se podía evitar la afrenta hacia la profesión, pero nunca es “tarde”. Admíteme al menos el que consideres lo siguiente. Creo que para la inmaculación del organismo que presides y del que en algún momento espero poder ser parte, es preciso que renuncies a la asignación que el PRI ha dado a tu persona respecto a la promoción del deporte desde ese instituto político. Te comparto, que hice lo mismo hace ya algo de tiempo y renuncié al cargo, más no a la afiliación partidista, tan respetable como la preferencia doctrinaria religiosa o la afinidad deportiva, pero que en la delgada línea de la moralidad, se encuentra en forma perpendicular con un esfuerzo como el que encabezas. No permitas que se preste a una intención ajena a la que seguramente está descrita en el estatuto de esta asociación civil en defensa de la profesión.

Debo continuar con la lectura. Oceanía ha bombardeado Eurasia y Winston sigue en un dilema que lo persigue aun en sueños.

Continue Reading

Columnas

APUNTES PERDIDOS (El presidente de ornato)

Published

on

Carlos Salcido, presidente de la LBM/Archivo




Por Marco Antonio Domínguez Niebla

El presidente de ornato

“Ah cabrón”, responde. 

De un presidente de liga formal me extrañaría la expresión. No es el caso. 

Sinceramente lo he buscado más por lo que fue que por lo que es; un intento para escucharlo dar la talla, la altura, para que legitime el cargo. 

Le agrego que existe un grupo interesado en retomar la franquicia del equipo de futbol de Ensenada que el empresario Antonio García Rojas dinamitó hasta ser desafiliado. 

Esfuerzo en vano.

“Ni idea”, contesta el presidente de membrete, el directivo de ornato. 

En su rol como zaguero del multi campeón holandés PSV Eindhoven o como joven revelación de aquella selección de La Volpe que maravilló en la Confederaciones 2005, resolvía con eficacia en su tarea primaria de defender y del mismo modo colaboraba cuando era necesario ir hacia adelante, como en la galopada por toda la banda izquierda ante Argentina en la misma competición, previa a su primera copa del mundo cuando fue testigo del gol de Maxi que acabó con las aspiraciones de quinto partido en Alemania. 

Lo de hoy contrasta con lo de ayer: En su rol de presidente de la Liga de Balompié Mexicano no decide ni conoce, desentona, titubea, lo utilizan y él se deja. Pacto tácito. “Señor alcalde, con usted nuestro presidente, el tres veces mundialista Carlos Salcido… necesitamos apoyo para la naciente liga del balompié…”. Apretones de manos, sonrisas, fotos con la figura.

El capitán uniformado en rayas rojas y blancas, short azul, encargado de alzar los últimos trofeos del rebaño, hoy tan distante del dirigente mostrado de saco y corbata en redes sociales. Un disfraz.

“Él me dijo: hermano, yo voy a solucionar todo, pero nunca más me respondió. Puro bla, bla, bla”, relata Blas Aguayo, el futbolista que llegó de Paraguay para ser estafado en el malogrado equipo de Ensenada, y más tarde plantado en el Aeropuerto de Ciudad de México por el famoso presidente del circuito. “Me dijo que nos veríamos para ayudarme. Nunca llegó”.

Y cuando lo inevitable se dio con la desafiliación del desastroso Atlético Ensenada, un grupo de jugadores, damnificados de ese proyecto, trató de rescatar la franquicia con nuevos inversionistas, ni las luces del presidente triple mundialista.

“Un contacto en común le marcó para que los recibiera (en espera de mostrarle el nuevo proyecto), pero ni así los recibió. Los recibieron (Víctor) Montiel y (Rafael) Fonseca, que son quienes mandan, los dueños de la liga, los que lo contrataron para que ponga la cara aunque no tenga idea de cualquier cosa ajena a la cancha de futbol”, cuenta una fuente cercana al embrollo llegado a Ensenada vía el tristemente célebre García Rojas.

Por fortuna, para los que por acá vivimos, todo aquello, la pesadilla acabó.

Y lo siento por los colegas (los verdaderos periodistas, los que investigan, no los otros) que trabajan en Zacatepec, San José de Gracia o el mismo gremio arbitral de la cosa esa llamada Liga de Balompié Mexicano, y que estarán buscando al legendario seleccionado nacional (por los adeudos y el desorden que presagian el naufragio), para ser atajados con un “ah cabrón… ni idea”.

*El autor es colaborador de AGP Deportes.

Continue Reading

Columnas

RÉPLICA

Published

on

Freddy Lugo y David González durante un evento en Tijuana/Heriberto Muñoz (Cortesía)




Por Fernando Ribeiro Cham

Te pareces tanto a mí…

“No hay para dónde hacerse, o se está por la transformación o se está en contra de la transformación”

  • Andrés Manuel López Obrador

“Las tiranías fomentan la estupidez”

  • Jorge Luis Borges

El primero viola ley a diario. El segundo transgrede la norma, sanciona y perdona de acuerdo a la pleitesía que se le demuestre.

El primero carece de conocimientos generales, la conversación se limita al diamante de juego, fuera de ello, los arzones, el poomsae, pasando por los nombres de quienes representaron a Baja California en Lima 2019, todo ello le es desconocido. Se refugia entre la curva y el shortstop, entre el bullpen y el fielder derecho. El otro desconoce, pero aprovecha el desconocimiento mayor de los otros – responsabilidad de ellos – para convertirse en una fuerza omnipotente, cuyo castillo de naipes se desmoronaría al primer soplo de esa palabra que tanto menciona, la normatividad.

En esta lucha infértil, cuyas raíces incluso quieren, con la ayuda del diputado Julio Vázquez, intentar arrancar, a lo sumo que se llegará es a limitar el subsidio, no necesitado, de la asociación que dirige el terror de cuanto beisbolista se permite discrepar, corrijo, porque algunos ni siquiera cuentan con discernimiento en esa edad para contravenir las disposiciones de quien es acusador, juez y sancionador.

Hoy se utiliza el Instituto del Deporte y la Cultura Física en la entidad, para jugar a las vencidas con quien solo espera el pasar de los meses, los que le faltan a la administración, para ser más visible, pero no solo eso, desde el ala izquierda del edificio de administración en el CAR de Tijuana, también se tiene en la mira a quienes han preferido perder identidad y me atrevería a decir, dignidad, con tal de jugar bajo el esquema que tantas “bondades” tiene, las que anuncia su presidente, el federado, el “válido”, porque fuera de él no hay nada y dentro de él se encuentra todo.

Habrá que mencionarlo, tal cual, porque en estos tiempos de memes, en ocasiones lo “entre líneas” no se encuentra, que el atemporal le ha hecho tanto mal a su deporte, como puede hacerle y ya lo hace, el que se pretende convertirse en libertador, caudillo, héroe de los siempre mancillados jugadores que se plantan en el terreno de juego.

Retirarle el campo a la Liga Municipal de Beisbol de Ensenada, bajo otros liderazgos, supondría una afrenta enorme, pues lo tajante de la acción, la escasez del apercibimiento, especialmente ante las evidentes infracciones a las disposiciones sanitarias en los eventos organizados por quien hoy se jacta, sin ninguna atribución para ello, para regular la actividad deportiva fuera de los campos que administra, resulta inadmisible.

En esta lucha entre quienes, en sus acciones de apego a la norma, resultan muy idénticos, son los deportistas quienes perderán.

Nietzsche los describió. Han mirado demasiado tiempo al abismo.

Continue Reading

NAVA SPORT

LIKE A FACEBOOK

Las más leidas